Vídeo de la semana

Ideas para entretener a los niños en momentos de espera (y no recurrir a las pantallas)

Somos conscientes de la eficacia que tienen los dibujos o los juegos en el móvil cuando el peque se pone “pesado”, pero también lo somos de que no es recomendable abusar del tiempo que pasan delante de pantallas digitales, así que te proponemos algunas alternativas igual de efectivas.

Foto: Pexels
Foto: Pexels

Desde la sala de espera del pediatra hasta un viaje en tren o avión, hay muchísimas situaciones en las que toca esperar. Y esperar no es precisamente algo que les guste mucho a los niños. No les gusta nada, de hecho. Como a los mayores, pero añadiendo su incapacidad, fruto de la inmadurez, para gestionar la frustración que ello conlleva. Si los adultos perdemos a veces la paciencia en este tipo de contextos, ¡cómo para que no les pase a ellos!

La solución por la que optan la mayoría de padres y madres cuando el niño se empieza a poner “pesado” es la de “coger la autopista”, el camino más fácil; esto es, la tablet y, sobre todo, el móvil. Un juego un rato y unos dibujos otro rato y el problema de la espera se acabó al menos por un espacio de tiempo amplio. Y esto es así, no vamos a negar la evidencia. 

Sin embargo, también es una evidencia que las recomendaciones de todos los expertos con respecto al tiempo que pasan los niños delante de las pantallas va en la dirección opuesta, ya que abogan por limitar al máximo su uso. Y claro, esto es incompatible con utilizarlas como primer recursos cuando toca esperar. 

No vamos a intentar convencerte de que optes por otras opciones de ocio y renuncies por completo a las pantallas porque es tu decisión saber si te merece o no la pena. Pero, al menos, vamos a darte algunas ideas para que puedes barajar alternativas que, como mínimo, te permitan retrasar todo lo posible el dejarle el móvil o la tablet a tu hijo en momentos de espera. 

Dibujar

No hace falta llevar un pequeño estuche de pinturas y una libreta en la bolsa a mano cuando sales de casa con tu hijo, lo cual es una idea muy interesante por cierto. Basta con un boli y un papel usado, por ejemplo, para que se entretenga durante un rato dando rienda suelta a su creatividad. Y si queréis jugar juntos, podéis dibujar a medias. ¿Cómo? Cada uno añade, por turnos, un nuevo elemento a la composición. 

Juegos de toda la vida

Hay clásicos por los que no pasan los años, y los juegos de toda la vida para hacer que el reloj corra más rápido cuando hay niños aburridos son uno de los mejores ejemplos. Los más míticos y efectivos, el Veo Veo y Palabras encadenadas, pero hay más. Por ejemplo, si disponéis de boli y papel, el Ahorcado y el Alto el lápiz, juego que cada familia bautiza a su manera -el Stop es otra denominación famosa-. 

Lectura

Llevar un pequeño estuche de ceras o lápices de colores es una costumbre recomendable cuando sales de casa con peques, no lo es menos llevar algún cuento encima. Pero como no queremos que tu mochila pese tanto como la de un estudiante de Bachillerato, te damos un consejo extra al respecto: la colección de minicuentos de Kalandraka. ¡Son una pasada!

Practicar matemáticas

Dependiendo de si le motivan o no a tu hijo, el recurso de los juegos matemáticos también te puede dar resultado durante una espera que no se prolongue mucho. Resolver problemas acordes a su nivel -tira de imaginación-, practicar las operaciones matemáticas que está aprendiendo en el cole o simplemente escribir los números si el niño está en esa fase de aprendizaje, son actividades que suelen motivar a los niños si sus padres se involucran en ellas. 

Construir una historia a medias

Esta es la idea más divertida para mentes creativas, que las hay, tanto entre los peques como entre los adultos. Traslada la idea que te proponíamos antes del dibujo a medias a la imaginación pura y dura. Construid juntos una historia con su introducción, nudo y desenlace. Es tan divertido que no os daréis cuenta de todo el tiempo que ha pasado cuando dejéis de jugar.

Juego de mesa portátil

Esta última alternativa solo es válida en algunas situaciones de espera. Por ejemplo, en el médico no parece lógico ponerse a jugar a un juego de mesa por poco que abulte, pero en un tren o en un avión son una solución ideal. Solo necesitas un espacio fijo y liso en el que desplegar el juego que más os guste. Hace muy poco ya te dimos diez títulos de juegos de mesa perfectos para llevar a mano en un viaje. 

Continúa leyendo