Cómo no agobiarte

Ir de compras con tu hijo pequeño: consejos para no agobiarte

Te toca ir a comprar y tienes que ir por el pequeñín de la casa… Prueba estos consejos para evitar agobiarte tanto tú como él.

Si tu hijo es muy pequeño y tienes que salir a comprar con él es posible que te agobies un poco. Y es que, no es una tarea fácil: se aburren con facilidad, se cansan de andar y necesitan ir al baño repetidas veces, entre otras cosas. Por eso, es completamente normal que se convierta en una experiencia algo agobiante. Veamos algunos consejos para hacer más ameno el momento tanto para tu hijo como para ti.

Salir de compras con un peque puede ser complicado y agotador. No es raro que se aburran, que estén cansados de andar, que tengan sed, que tengan ganas de ir al baño o que les entre hambre. Son muchas las cosas que se les pueden antojar.

Por eso, aunque en ocasiones se pueden quedar con alguien mientras compramos lo que necesitamos, hay veces que no podemos posponer la salida y tenemos que ir a hacer los recados con los pequeñines. ¿Cómo podemos hacer que la experiencia no sea tan agobiante?

1. Escoge el momento del día adecuado

Es fundamental, el peque debe estar descansado y no debe tener hambre. El plan será mucho más agradable y será menos probable que se irrite por el camino si consideras estos dos puntos.

De hecho, una buena idea es elegir una hora del día en la que no haya mucho tráfico y tampoco haya mucha gente en las tiendas, por ejemplo, por la mañana. Si para ti es imposible salir en ese momento, prueba a primera hora de la tarde después de comer cuando el peque haya dormido una pequeña siesta. Estará más relajado. Lo mejor es evitar las “horas puntas”.

2. Planea lo que vas a hacer antes de salir

Piensa antes de la salida si irás andando o en coche y sobre todo por dónde iréis. Intenta evitar calles muy estrechas que no te permitan trasladarte bien con el cochecito del niño o los centros comerciales abarrotados y muy ruidosos. Procura evitar todo lo que puedas pasar por calles muy pegadas a la carretera. Intenta que el paseo sea lo más tranquilo y entretenido para el niño.

Trata de escoger un lugar comercial donde puedas hacer varios recados sin tener que hacer demasiados desplazamientos.

3. Elabora una lista de la compra y no vuelvas con mucho peso

Es una idea de lo más útil, te servirá para ahorrar, para no olvidarte nada y para que a la hora de comprar no vayas dando mil vueltas por los pasillos. Haz una lista de la compra con lo que realmente necesita. Intenta ceñirte lo más posible a la lista para que después no tengas que cargar con mucho peso.

madre e hijo
Fuente: iStock

4. Lleva solo lo más imprescindible

Para que tú tampoco te canses en exceso, intenta llevar lo imprescindible. Puedes cambiar tu bolso por una mochila si te resulta más cómodo, o incluso llevar tus cosas más necesarias en la bolsita del bebé de la sillita. Una buena idea es llevar también su peluche o juguete favorito, si en algún momento se molesta por algo, dáselo de sorpresa, le encantará.

Aunque tu peque haya aprendido a andar, si lo ha hecho hace poco, es mejor que lleves la sillita para evitar cualquier rabieta por cansancio, así también podrá echarse una siestecita.

5. Muévete por los sitios adecuados

Intenta ir a tiendas o centros comerciales que conozcas para evitar dar demasiadas vueltas y que el peque pueda agobiarse. En los centros busca las rampas o los ascensores para subir con la sillita del niño.

También trata de evitar aquellos lugares que sean muy ruidosos o que tengan largas colas, pueden provocar el llanto del niño.

6. Implícale en la compra (antes y durante la misma)

Aunque no lo creas, implicarle en el plan le ayudará a sentirse más tranquilo. Pese a que no te entienda del todo, cuéntale a dónde vais a ir, lo que haréis, lo que vais a ver y por supuesto, que lo pasaréis bien.

De hecho, también puedes proponerle en casa que se acuerde de las cosas que hacen falta para que luego te las vaya diciendo. También puedes pedirle que te ayude a buscar cosas dentro de un supermercado si es un poquito más mayor. Implicándole le resultará mucho más estimulante y entretenido el viaje.

También te puede interesar:

Continúa leyendo