Diversión asegurada

Juegos deportivos para un día de playa en familia

Si tenéis peques muy activos y queréis garantizaros un respiro a la hora de la siesta, los deportes en la arena son la mejor alternativa para conseguir que se cansen y, sobre todo, que disfruten jugando en familia.

Foto: iStock
Foto: iStock

Si estáis planeando uno de tus primeros viajes a la playa con peques es hora de cambiar definitivamente el chip y asumir que se acabaron los ratos de plácida lectura en la hamaca y los paseos por la orilla sin mirar el reloj. Ahora toca comprarse un carrito grande en el que incluir todo el equipamiento necesario para que la “gynkana playera” sea un éxito y prepararse para el “entrenamiento” diario. 

Ojo, no lo subestiméis porque aguantar el ritmo de los peques en la playa no es sencillo. Entre castillos de arena y baños en el mar querrán más, sobre todo en los primeros días, donde la ilusión por la novedad -es doble: la playa y que sus padres estén de vacaciones- les mantiene espídicos. Por eso, y porque la experiencia es un grado, hemos decidido recopilar juegos de índole deportiva que podéis disfrutar en la playa en familia.

En este caso, son todos ideales para fomentar el movimiento, la actividad física, de manera que por lo menos os garanticéis no solo las risas y el disfrute del momento, sino también una larga y, esta sí, placentera siesta después de comer.

Frisby

Juego económico y sencillo donde los haya, es un clásico de las playas porque la superficie blanda permite a pequeños y mayores probar a agarrar el disco en salto o tirándose a la arena sin miedo de hacerse daño. Además, se puede usar también dentro del agua. En el mercado hay distintos modelos, así que si vuestros hijos son pequeños todavía os recomendamos los discos blandos, más ligeros y que no hacen daño si les golpean.

Petanca

Ya es hora de ir acabando con los prejuicios que este divertido juego tradicional lleva acarreando durante décadas. La petanca es divertida y no solo es un juego para los abuelos. Es verdad que ellos suelen ganar, pero esa es otra historia. Haceros con un equipo de petanca que sea ligero y, sobre todo, que soporte bien la humedad y el agua y del que se puedan eliminar los restos de arena con facilidad.

Juegos de pelota

Es un básico en todo equipaje playero que incluya entretenimientos para los niños. Es barata y pocas cosas hay más versátiles. Se puede jugar fuera del agua con el pie (fútbol playa), o con la mano a deportes como el voley playa o juegos como el balón prisionero (o simplemente a pasarla unos a otros si son niños pequeños), y también dentro del agua si el material de la pelota es compatible con esta. Nuestra recomendación, lógicamente, es que lo sea.

Paletas

Las paletas pueden ser un deporte “de élite” cuando se juega con la motivación de estar en la final de Wimbledon o pueden ser un gran entretenimiento con los niños cuando nos lo tomamos con calma. Hay tiempo para ambas cosas en vacaciones generalmente. Lo importante con los peques es tener paciencia y plantearles retos que puedan ir superando para que el juego en cuestión les motive. Suele ser tan sencillo como retarles a dar cada vez más toques entre los dos sin que la bola caiga al suelo.

Cometa

Abultan y a veces es engorroso bajar también con ellas a la playa pero son el plan perfecto para una tarde con niños frente al mar. ¿Cae el calor porque el sol empieza a esconderse y sopla la brisa marina? No lo dudéis, coged la cometa y enseñad a los peques a volarla porque les chiflará.

Bumeran

Similar al frisby, el bumeran es un juego que toma otra dimensión en la arena de la playa porque hay espacio para disfrutar de él haciéndolo volar sin riesgo y sin miedo de dar a nadie en la parte trasera de la playa y porque se puede coger en posturas acrobáticas. Últimamente se vuelven a ver mucho, sobre todo entre los niños mayores y los adolescentes, y prueba de ello es que se venden con formas muy variadas en cualquier tienda especializada en deportes.

Atletismo

Si no disponéis de material deportivo para jugar en la playa no os preocupéis porque tenéis vuestros cuerpos. Organizad una pequeña competición de atletismo con los peques si os veis con fuerzas y queréis cansarles mientras juegan y se divierten. Carreras en la arena, en línea recta o en zigzag, salto de longitud, lanzamiento de “peso” -vale una botella vieja llena de arena, el propio frisby o cualquier otro elemento acorde a su fuerza y edad-... Alternativas tenéis de sobra en este sentido.

Acrobacias

En este caso, quizá los participantes sean solo los peques porque ya no os veis con ganas de pasaros vuestras vacaciones haciendo pinos, pero sí podéis animarles y valorar sus acrobacias. Ellos estarán encantados de demostrar a sus padres lo mucho que han mejorado con el pino o las volteretas laterales, por ejemplo.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo