Juegos en la playa

Juegos divertidos para la playa

Si los clásicos cubos, palas y rastrillos ya aburren a tus hijos, propón alguno de estos juegos y pasarán horas en la playa sin entonar el temido “¡me aburro!”

Juegos divertidos para la playa

Los castillos de arena, nadar, las palas o enterrar a papá son clásicos durante el verano en la playa, pero puede que tus hijos ya hayan jugado muchas veces a todos ellos y se cansen siempre de lo mismo. Os proponemos unas divertidas actividades, para hacer en equipo o solos, que les ocuparán horas de entretenimiento.

Diques y piscinas

Este juego consiste en cavar en la arena, cercanos a la orilla, un hueco lo suficientemente grande como para que al menos dos de los niños quepan sentados. Puede ser tan profundo como quieran pero sin superar su pecho en altura. Cuando el agua del mar se acerque con las olas, rellenará esa “poza”. Es el momento de crear un dique alrededor de la piscina para que el continuo vaivén de las olas no destroce la labor de arquitectura que han diseñado. Este juego es muy sencillo, solo tienen que armarse con cubos y palas y la mejor herramienta de todas: sus manos.

Saltos de longitud

La arena de la playa permite que los niños puedan saltar y caerse sin sufrir ningún daño, aprovecha esta magnífica circunstancia para organizar un concurso de saltos de longitud al más estilo olímpico. Si el ambiente se enrarece o comienzan los piques entre niños, puedes cambiar la modalidad del juego a “Campeonato de saltos raros”. Aquí tendrán que saltar haciendo giros o piruetas extravagantes, imitando a animales… cualquier cosa que se les ocurra será divertido. Al ser tú el juez de esta actividad, en este momento puedes premiar a aquellos que no ganaron en los saltos anteriores.

Búsqueda del tesoro

Se hacen dos equipos y se les da una lista de objetos que deben encontrar en la playa: una concha blanca, un canto verde y otro azul, una pluma de una gaviota, una caracola, una alga de color verde y otra marrón… las posibilidades son infinitas, y cuanto más larga la lista más entretenidos estarán. Ganará el equipo que encuentre antes todos los objetos de la lista. Como paso previo a este juego, todos juntos pueden diseñar y realizar collares con cochas para los vencedores y otros con caracolas para los segundos en el concurso. 

Globos de agua

Se llenan de agua unos cuantos globos y se hace un círculo. Se van pasando "la bomba" de unos a otros hasta que explota, y cuando lo haga, al que le haya tocado deberá realizar “una penalización” como, por ejemplo, que en la siguiente ronda salte durante un ratito o que adopte la personalidad de un animal y no se salga de ese papel durante 5 minutos. Hay que recordar a los niños que, una vez exploten los globos, deben recoger el plástico para no contaminar la playa.

Rectángulo del pilla-pilla

El clásico pilla-pilla pero en versión playera. Dibujamos un rectángulo de dimensiones más o menos grande (dependerá del número de niños que vayan a jugar), y en cada extremo del mismo se pone una toalla que hará las funciones de salida y meta. Todos los niños, salvo el que la liga, se colocan en una de las toallas y, a la señal, deberán correr dentro del rectángulo hasta el otro extremo sin que les pillen. El que sea atrapado será el que se la ligue en la siguiente ronda.

Salto de pirámides

Se hacen montañas de arena de diferentes tamaños, desde muy pequeños hasta grandes montículos. Deben ir saltándolos en orden, empezando por el más fácil, e ir aumentando de tamaño. Se divertirán no sólo con el juego en sí, sino con la preparación, ya que para poder hacer montones de gran tamaño deberán trabajar en equipo y conseguir que las pruebas sean divertidas.

Voley

Otro clásico del verano es el voleyball. Con una pelota, que no sea dura para evitar daños, y una red, se hacen dos equipos y comienza el juego. Podemos enseñarles algunos remates y reglas, pero tampoco es importante que nos pongamos muy “puristas”, ya que lo divertido es jugar, sin más.

El potro

Se ponen varios niños en fila, separados por unos metros, agachados en posición de “huevito”. El primer niño debe saltar a todos los demás y, una vez termine, se colocará en el último lugar en la misma posición en la que están todos los demás y, el que antes era el segundo y ahora es el primero de la fila, se levantará y saltará a sus amigos como hizo el anterior y ¡así hasta que alguno se canse!


Con estas variadas opciones no habrá momento para aburrirse en los largos y estupendos días de playa de este verano.

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS