Vacaciones

Juegos de toda la vida para entretener a los niños en el coche

Conviene viajar con los deberes hechos si tenéis por delante varias horas de coche en familia, y nada mejor que conocer juegos sencillos y populares para utilizarlos como recursos puntuales cuando la cosa se complique.

Foto: iStock
Foto: iStock

Es verano y las ganas de escaparse unos días con la familia se disparan, pero hay algunos peajes que debemos pagar si viajamos con niños. Aparecen cuando nos desplazamos en avión o tren pero especialmente en coche, donde no pueden moverse por razones de seguridad, la travesía hasta el destino final se les puede hacer larga… y si esto ocurre, también se puede convertir en una pequeña odisea para vosotros. 

Al fin y al cabo, ¿quién no tiene ganas de llegar al final del trayecto cuando se va de vacaciones o vuelve a casa? No son más que unas horas en las que habrá que tirar de paciencia y comprensión, pero también se pueden acumular recursos para que los peques lo lleven de la mejor forma posible, que es a su vez la mejor garantía para que el viaje sea plácido. Por este motivo conviene viajar bien preparados, con los deberes hechos. 

Podéis salir para que coincida la hora de la siesta por el camino, por ejemplo, llevar música que les guste a mano y también tirar de juegos en familia de toda la vida para “matar” otro largo ratito del viaje. Estos son nuestros favoritos, los que mejor nos funcionan a nosotros:

Palabras encadenadas

Es un clásico de los viajes en coche con niños que ya tengan conocimientos de lectoescritura. Les ayudará a potenciar, de hecho, estas habilidades, y además les mantendrá entretenidos un buen rato. Ya sabes la dinámica: enlazar palabras a partir del último sonido de la inmediatamente anterior. 

Veo, veo

Podéis jugar por la letra si los niños se manejan bien con ellas o bien por fonemas si están empezando en el universo de la lectoescritura. Con los más pequeños, la versión más fácil es por colores. Así se sentirán implicados en el juego como sus hermanos mayores.

Las matrículas

Las matrículas del resto de vehículos que os encontréis por el camino son como uno de esos juegos “todo en uno” porque ofrecen múltiples posibilidades: buscar números, letras, hacer sumas, que digan si son pares o nones los números que la conforman, etcétera. Lo único a lo que ya no se puede jugar es a acertar de qué lugar es la matrícula en cuestión porque ya apenas quedan con la antigua nomenclatura.

Canciones populares

Más allá de que tiréis de Spotify durante una parte del viaje -qué gran aliado-, podéis recurrir al cancionero popular durante otro ratito del trayecto. Os recomendamos especialmente aquellas canciones reiterativas que animan a jugar en cadena si los niños son pequeños como el “En la casa de San Juan”, o a crear vuestro particular popurrí con canciones míticas como  “En el auto de papá” o “Para ser conductor de primera, acelera”. ¡Hasta el abuelo las cantará si va en el coche con vosotros!

Trabalenguas y adivinanzas

Si tenéis recursos acumulados en vuestra memoria de trabalenguas y adivinanzas, un viaje largo en coche es el momento ideal para aprovecharlos. Son una garantía de éxito si lo que queréis es mantener entretenidos a los peques durante otro buen rato.

Palabras o letras prohibidas

Este es uno de los juegos que se pueden proponer en un viaje en coche más divertidos que hay, pero necesitáis que los peques tengan al menos cuatro o cinco añitos para que entiendan la dinámica e intentar conseguir el reto de hablar sin decir la vocal que elijáis prohibir. Les costará mucho, pero las risas están aseguradas.

Los contrarios… o los parecidos

Otra dinámica sencilla que potenciará el vocabulario en los niños al trabajar por asociación es jugar a los contrarios. Alguien en el coche dice una palabra y alguno de los peques piensa y dice algo que sea contrario. Ponédselo fácil para que cojan la dinámica y si son muy pequeños, podéis jugar con conceptos relacionados entre sí para que les resulte sencillos. Por ejemplo, calor - playa - agua - baño...

Las señales

Si tenéis peques observadores, las señales también pueden serviros de inspiración para entreteneros durante una parte del viaje. Una forma de aprovecharlas es jugar a que los niños adivinen qué significan aquellas señales que vean desde la ventana.

¿Quién soy?

El mítico juego de los personajes que tanto nos divierte en las reuniones familiares y de amigos también se puede adaptar a un viaje en coche. Se puede jugar con el formato pregunta y respuesta monosílaba, pero también pueden jugar entre los viajeros de la parte trasera del coche con mímica o adoptar un comportamiento similar en caso de que escojáis jugar con animales o personajes, por ejemplo

Crear una historia

Igual que podéis entretenerles en la consulta del médico, por ejemplo, dibujando a medias, en el coche podéis proponerles crear una historia en común. Cada uno añade una línea a la trama. ¡Dad rienda suelta a vuestra imaginación!

Memoria

Una última propuesta es retar a los peques (y a vosotros mismos) a poner a prueba vuestra memoria. ¿Cómo? Con una especie de lista de la compra memorística. Vais creando una lista de artículos de la temática que escojáis y el siguiente debe repetirlos todos antes de añadir una nueva al final y así sucesivamente.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo