Vacaciones con los abuelos

Jugar en verano con los nietos

4 minutos

Los abuelos son esos grandes aliados a la hora de estar con nuestros hijos cuando nosotros no podemos. El verano es una de esas épocas y jugar juntos beneficia a ambos.

También te puede interesar: ¡Vacaciones con los abuelos! ¿Qué tener en cuenta?
Jugar en verano con los nietos

En la memoria de muchos de los mayores ha quedado algún verano en el que el abuelo nos enseñó a montar en bicicleta. O la abuela nos inició en las piruetas en la piscina, eso sí en esa zona en la que no corríamos peligro, que las abuelas de antes eran aún más prudentes que las actuales. O las excursiones a parajes que no olvidamos nunca. O a cazar sapos o lagartijas…o ambos.

El juego con los nietos no es que sea fundamental para ellos, que lo es. Es que jugar equivale a una relación especial con los más pequeños que se traduce en una corriente de confianza que se instala entre ambos y para siempre. Los abuelos, además, en esa relación con los hijos de los suyos, se sienten rejuvenecer. De manera que las consecuencias son beneficiosas para todos.

Ocurre, además, que en el verano muchos nietos pasan largas temporadas con los abuelos, bien porque se reúnen las familias en casa de los patriarcas, bien porque algunos padres dejan a sus hijos con sus “abus” por diferentes necesidades, bien porque gustan de viajar solos unos días, bien porque las vacaciones de todos no coinciden. Así que mantener bien encendida la llama de las actividades entre las generaciones extremas se impone.

¿Por qué el juego sirve para tanto?

Estamos convencidos de que el juego es impulsor de felicidad, pero, además, de que a través de los juegos los abuelos pueden transmitir valores a las generaciones venideras. Estos pueden ser variados:

Los típicos que jugamos de toda la vida, por ejemplo las cartas de familias, que se renuevan continuamente porque es una de esas actividades que, lejos de gustar solo a los mayores, divierten y forman a los pequeños. O pueden ser actividades en las que los de más edad copian a los de menos, por ejemplo con los cuadernos de colorear, esos que siempre se ofrecen a los niños y que actualmente están muy de moda entre los adultos.

Hoy puede encontrarse cantidad de libros con mandalas para colorear, con la particularidad de que los pueden compartir todos y que tienen grandes beneficios, se trate de la generación de la que se trate, porque:

Las actividades que pueden hacer abuelos y nietos

Recordamos que las actividades con los nietos no tienen por qué ser ni arriesgadas, ni convertirse en una aventura… para eso están otros parientes, y no miramos a nadie…

Ver una película en casa con ellos, en algún cine de verano o leer juntos algunos libros sirve igualmente. Pero si los abuelos son de los que adoran salir, buscar planes de calle o de campo, recomendamos granjas en las que a la diversión se une el aprendizaje de cosas que ni siquiera enseñan siempre en los colegios y que a nuestro niños urbanitas se les escapan (por ejemplo, ordeñar una vaca).

Y si, más que actuar, gustan de mirar y observar, nada como la observación de la naturaleza y sus animales, en los mejores zoos. O plantar flores, para lo que no es necesario tener un jardín; sirve una terraza y una maceta, para disfrutar plantando, regando cada día, viendo cómo crece aquello que se ha sembrado y que es una manera de recordarles que los vegetales, además de ser algo que se come o que hace más bellas las estancias en las que viven, son seres que se desarrollan, nacen y crecen, como ellos mismos.

Los nietos son conscientes de que los súper abuelos son los que se quedan con sus hámsters y a veces se los compran; o los que cuidan con ellos a la tortuga, porque saben que cuando desembarcan en sus casas las mascotas también tienen su lugar, incluso en el corazón. Y saben también que en las temporadas largas o cortas que comparten tienen aseguradas sus comidas favoritas y retiradas del menú de vacaciones aquellas que aborrecen. Pero pueden aprovechar a aprender la elaboración de alguno de sus platos favoritos, empezando por los postres.

Como entre abuelos y nietos se impone el juego, instamos a que aprovechen los días de verano para aprender a hacerse los selfies más divertidos, con trucos que sirven para ambas generaciones y para todo el año.  Y como nos gusta tomar la vida con sentido del humor, hemos preparado una serie de cócteles destinados a los más pequeños, de manera que a la hora de los brindis ellos también se sientan cómplices y protagonistas. Basta un poco de color y copas de mayor para que no se sientan excluidos de la fiesta.

¡Feliz verano!

Artículo escrito por el Equipo de Great Moments

Etiquetas: abuelos, canguro, juegos, juegos aire libre, tiempo libre, vacaciones, verano

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS