Trágica caída

La impactante caída de una niña por el balcón de un duodécimo piso con final feliz

El vídeo es durísimo pero, por suerte, tiene final feliz. Ha ocurrido en Vietnam: una niña de tres años cayó por la ventana de su casa, un duodécimo piso. Por suerte, un repartidor pasaba por debajo y la niña solo acabó con una pierna y un brazo rotos.

Son muchas las veces que te hemos hablado de la necesidad de salvaguardar la seguridad de los niños en casa. También nos hemos hecho eco de los pediatras y expertos que aseguran que lo mejor para evitar accidentes domésticos (la principal causa de muerte infantil en países desarrollados) lo mejor es no perder de vista al niño ni un segundo. Estar siempre atento a lo que hace. Especialmente cuando ya han empezado a andar y han adquirido libertad de movimiento.

La historia que contamos a continuación es una prueba clara del por qué los niños no deben estar solos con las ventanas abiertas en ningún momento: una niña de tres años escaló por los barrotes del balcón de su casa (que estaba abierto) y se quedó prendiendo a doce pisos de altura de un solo brazo.

Una historia que llega desde Hanói, la capital de Vietnam y que, por suerte, ha acabado con final feliz.

La curiosidad innata de los niños puede salir cara

Los niños son seres curiosos por naturaleza y de eso no tenemos duda. Esta niña, una vez más, volvió a hacer gala de ella intentando descubrir qué pasaría si escalaba por los barrotes de un balcón de su casa, situada en el duodécimo piso de un edificio en la capital de Vietnam.

El vídeo que ha difundido la prensa local está grabado por la vecina de enfrente que, muerta de miedo, teme por la vida de la pequeña y emula gritos de socorro para que alguien acudiera a ayudarla.

Una historia terrorífica con final feliz

Aunque los presagios de la vecina eran otros, por suerte un repartidor estaba por la zona esperando a que saliese un cliente de su portal y escuchó los gritos escandalizados. Nguyen Ngoc Manh, de 31 años, salió del coche y, entonces, se convirtió en el héroe del país: ni corto ni perezoso escaló hasta un tejado de metal del edificio contiguo al balcón donde se sostenía la pequeña y abrió los brazos para cogerla al caer. “Después de subir al tejado de unos dos metros de alto, vi al bebé caer. En ese momento me resbalé, pero traté de estirar los brazos para alcanzarla. Por suerte, cayó en mis brazos, los dos caímos y chocamos contra el tejado de metal”, ha afirmado al periódico local Tuổi Trẻ.

La niña, entonces, se soltó y se la puede ver en el vacío durante unos segundos, mientras el ruido ensordecedor de los gritos de los vecinos aturde el vídeo. Aunque Manh se asustó al ver a la niña con la boca llena de sangre y la llevó de inmediato al hospital, solo ha acabado con un brazo y una pierna rotos por el golpe. Por su parte, él tiene un esguince en el tobillo. Aunque le ha restado importancia.

Aquí te dejamos el link al vídeo que ha compartido el periódico Tuổi Trẻ en su página web y el vídeo compartido en su canal de YouTube. Avisamos de que las imágenes son de lo más impactantes:

Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo