Día de los abuelos

La única conciliación real son los abuelos: ¿cómo gestionarlo?

¿Cómo gestionar el tiempo que nuestros hijos pasan con sus abuelos para que estos no se conviertan en la única vía posible de conciliación familiar? Los consejos definitivos.

Como cada 26 de julio, hoy celebramos el Día de los Abuelos. Una fecha señalada en el calendario para recordar a las personas más importantes de la vida de cualquier niño (y adulto) todo lo que hacen por ellos, así como advertir que todo lo que nos dan, quedará grabado en nuestro corazón por el resto de nuestros días.

relacion abuelos y nietos
Fuente: iStock

Sin embargo, en los últimos años se ha vuelto a abrir el debate: ¿eso que nos dan y que dan a nuestros hijos los abuelos es suficiente o es demasiado? ¿Estamos pidiéndoles demasiado? La dificultad para conciliar vida familiar y laboral, unida a las vacaciones de los niños, o los fines de semana o los puentes, y la crisis económica que vuelve a asomar la cabeza después de la pandemia por COVID-19 son el caldo de cultivo perfecto para que los abuelos, tanto maternos como paternos, se conviertan en la única vía posible para poder conciliar.

Ya una encuesta llevada a cabo en 2018 por la Fundación Edad&Vida concluía que el 27% de los abuelos se encarga del cuidado de los nietos durante más de diez horas semanales. Otro 16% invierte entre 5 y 10 horas semanales al mismo fin. Y, aunque sabemos que es algo que ellos hacen encantados, no deberían ser la única solución a la conciliación familiar y laboral, sobre todo durante las vacaciones de verano, que es la estación del año cuando las horas de ese cuidado aumentan considerablemente.

“Se habla mucho estos días de la conciliación entre la vida laboral y personal y está genial que se hable de ello, pero hasta que se consiga realmente, la conciliación la logramos gracias a los abuelos”, opina Pilu Hernández Dopico, maestra y fundadora de El Pupitre de Pilu.

El papel de los abuelos en la vida de los niños

Y lo cierto es que, como decimos, los abuelos no suelen ver como una tarea el cuidado de los nietos: lo hacen encantados. Y ese cuidado sirve, precisamente, para cuidar un vínculo inquebrantable para el resto de los días de los niños.

Sin embargo, los abuelos han pasado de tener un papel complementario en la crianza y en la educación de los peques, a ser la piedra angular de esta: se quedan con ellos durante la mayor parte del verano, los llevan y/o recogen del cole, a veces los dan de comer y de merendar y los cuidan a buen recaudo hasta que los padres salen de trabajar. Además, son muchos los que algún que otro fin de semana recurren a ellos para poder descansar un poco.

“Los abuelos se erigen como figuras clave para la formación de la personalidad de los menores, para su aprendizaje social y para la obtención de los valores que van a guiar su vida”, afirma Pilu Hernández. Por eso, es importante que la crianza que aportan los abuelos y la que aportan los padres vayan de la mano.

¿Cómo gestionar la relación de nietos y abuelos?

A sabiendas de que son, la mayoría de las veces, la piedra angular que permite la conciliación familiar y laboral de los padres, es necesario que estos sepan gestionar la relación entre los abuelos y los niños, a fin de que sus cuidados, la crianza y la educación no sean diferentes a lo que reciben en casa. ¿Cómo hacerlo?

“Conviene tener una buena conversación explicando a los abuelos qué opináis sobre ciertos temas, qué os gusta y qué no para vuestro hijo, de una manera agradable y positiva”, explica la profesional antes referenciada. “La comunicación intrafamiliar es clave y, si los abuelos son tu soporte, esa comunicación tiene que darse con ellos y con cierta frecuencia”, asegura.

Marta Moreno

Marta Moreno

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

Continúa leyendo