Navidad 2021

Los mejores poemas navideños de Gloria Fuertes

La escritora madrileña, conocida como la poeta de los niños, dejó entre su vasto legado varios textos dedicados a la época más especial del año: la Navidad.

libros gloria fuertes
Fuente: Rayuela Infancia

Gloria Fuertes fue una escritora madrileña conocida sobre todo por sus poemas, cuentos e historias destinadas al público infantil. Apodada como “la poeta de los niños”, les dedicó buena parte de su obra literaria. Sus poemas sencillos, con un lenguaje más que asequible para todas las edades, siguen llenos de vitalidad y a día de hoy continúan emocionando a grandes y pequeños. Su forma de escribir, directa y espontánea, lleva décadas enganchando a todas las generaciones que descubren en la lectura un universo lleno de historietas divertidas e inverosímiles, llenas de una belleza lingüística inigualable. El mensaje cargado de amor y pacifismo que transmiten sus versos, alejados de grandilocuencias, llega a cualquier lector que se atreva a sumergirse en ellos. 

Para Gloria Fuertes era importante que los niños y niñas leyeran poesía, aunque más que importante lo consideraba necesario. Por eso, y recuperando una pequeña parte de su gran legado, la Navidad es un momento idóneo para que los más pequeños descubran a esta poeta tan especial con sus mejores poemas navideños. 

lectura navidad
Fuente: Canva

1. El camello cojito

 

El camello se pinchó 

con un cardo del camino

y el mecánico Melchor 

con buen tino le dio vino.


Baltasar fue a repostar

más allá del quinto pino...

mientras intranquilo Melchor

consultaba su "Longinos”.


—¡No llegamos, no llegamos,

y el "Santo Parto" ha venido!—

son las doce y tres minutos

y tres reyes se han perdido.


El camello cojeando

más medio muerto que vivo

va espeluchando su felpa

entre los troncos de olivos.


Acercándose a Gaspar,

Melchor le dijo al oído:

—Vaya birria de camello

que en Oriente te han vendido.


A la entrada de Belén

al camello le dio hipo.

¡Ay qué tristeza tan grande

en su belfo y en su hipo!


Se iba cayendo la mirra

a lo largo del camino,

Baltasar lleva los cofres,

Melchor empujaba al bicho.


Y a las tantas ya del alba

—ya cantaban pajarillos—

a la puerta de Belén

el supremo rey estaba.


Los tres reyes se quedaron

boquiabiertos e indecisos,

oyendo hablar como a un Hombre

a un Niño recién nacido.


—No quiero oro ni incienso

ni esos tesoros tan fríos,

quiero al camello, le quiero.

Le quiero, —repitió el Niño.


A pie vuelven los tres reyes

cabizbajos y afligidos,

mientras el camello echado

le hace cosquillas al Niño.

lectura navidad
Fuente: Canva

2. Villancico del niño dormilón

 

No te duermas, Hijo,

que están los pastores.

Ellos te traen quesos,

ellos te traen flores.

Hijo, no te duermas,

que vienen los Magos.

Melchor, si le vieras,

los ojos muy largos,

Baltasar muy negros

y Gaspar muy claros.


Hijo no te duermas

que nace mi llanto.

No cierres los ojos,

que te está mirando

un pastor sin madre

que vino descalzo

a ofrecerte un cuenco.


Cuenco de sus manos

lleno de azulinas

de las de tus campos.


¡Hijo, no te duermas,

que te están rezando!

lectura navidad
Fuente: Canva

3.  ¿Dónde vas carpintero?

 

—¿Dónde vas carpintero

con la nevada?

—Voy al monte por leña

para dos tablas.


—¿Dónde vas carpintero

con esta helada?

—Voy al monte por leña,

mi Padre aguarda.


—¿Dónde vas con tu amor

Niño del Alba?

—Voy a salvar a todos

los que no me aman.


—¿Dónde vas carpintero

tan de mañana?

—Yo me marcho a la guerra

para pararla.

 

 

Laura Mora

Laura Mora

Continúa leyendo