Educación: los roles de papá y mamá

Mamá, la mala de la familia

Hay madres que dedican mucho tiempo y energía a cuidar y educar a sus hijos y se encuentran con una situación muy injusta: aparece papá y se convierte en la estrella indiscutible. Pero no solo eso, sino que perciben un cierto rechazo, como si ellas fuesen las “pesadas”.

Papá y mamá, “poli bueno” y “poli malo”: una situación que perjudica a todos

Cuando se vive una situación así, suele ocurrir que las madres son también las únicas que se encargan de enseñar a los niños ciertos hábitos, inculcarles lo que está bien o mal. A ellas les toca el aspecto más rutinario y menos grato de la educación. Papá, en cambio, es un señor que viene cansado y “para un rato que está con los niños, lo que quiere es disfrutar con ellos”. Una especie de “rey mago” al que solo le toca jugar, halagar y complacer.

A lo mejor incluso dice: “Mujer, déjale, no seas pesada” o “qué más da que hoy no se bañe”.

La educación es cosa de dos

La educación consiste en parte en crear a los niños ciertos hábitos y rutinas, lo que exige coherencia y perseverancia.

Si solo uno se encarga de hacerlo mientras el otro “pasa de todo” e incluso le desautoriza, se establece una nefasta división de papeles: uno malcría y al otro le toca hacer de ogro.

Ambos padres deben asumir por igual la responsabilidad de mostrar su autoridad y de inculcar a sus hijos normas y límites, no desautorizándose ante ellos.

Alguna vez pudiera darse el caso de que un cónyuge, en opinión del otro, es demasiado severo o le falta “mano izquierda”. Pero no es quitándole autoridad delante del niño como se solucionan las cosas. Lo que hay que hacer es dialogar en pareja y hallar puntos de acuerdo.

Cuando uno solo, padre o madre, tiene que ejercer la autoridad, se desequilibra la relación afectiva del niño. Los dos deben combinar la autoridad y la ternura.

 

Etiquetas: educación, familia, maternidad, pareja

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS