¡Menuda diversión!

La sencilla manualidad con la que recrear la cueva de Altamira en casa

Con un rollo de papel kraft, pinturas y pinceles podéis recrear este icónico espacio de la prehistoria en vuestro salón de casa aprovechando la mesa del comedor.

Foto: Pexels
Foto: Pexels

Lo que para muchos usuarios es un entorno hostil que muchos incluso abandonan, a otros nos parece una fuente de inspiración inagotable. Esto es Twitter, una red social que no deja indiferente a nadie que la haya utilizado en algún momento de su vida. En esta pieza te traemos un ejemplo aplicado al ocio y el desarrollo de los peques que avala que demuestra lo mucho que se puede aprender con esta herramienta: cómo reproducir la cueva de Altamira en casa de manera sencilla, una idea genial que tus peques van a disfrutar a lo grande si les gusta pintar.

La “obra maestra” en forma de actividad casera la firma Miquel del Pozo, arquitecto y papá de tres pequeños que divulga acerca de cuestiones artísticos en distintos canales de comunicación. Miquel forma parte de la maravillosa comunidad que se dedica a la divulgación artística en Twitter en lengua castellana. Y, como es padre, también comparte grandes ideas para fomentar el gusto por el arte en los niños pequeños y dar rienda suelta a su creatividad a través de disciplinas que en la primera parte de la vida les motivan muchísimo, como es el caso de la pintura. 

Esto, unido a que en educación infantil cada vez son más los centros educativos que tocan temas artísticos y también la prehistoria, hace que la actividad que hace con sus hijos en casa que ha compartido a través de Twitter sea un éxito garantizado. Y lo mejor de todo es que se puede conseguir un resultado increíble con muy poquito: un rollo de papel kraft de 5 metros, ladear la mesa del comedor (la alta que todos ponemos para las comidas de amigos y familiares y que acaba siendo escritorio para el portátil y mesa para dejar las cosas al llegar a casa) de manera que, una vez forrada con el papel, parezca una cueva, pinceles, pintura y unos estropajos. También podéis añadir pintura de manos; luego veréis para qué. 

Pintar es siempre un placer; hacerlo a gran escala aumenta (inevitablemente) el gozo”, dice Miquel del Pozo en el hilo donde muestra los detalles de la actividad con imágenes del durante junto a sus hijos, que se lo pasan en grande pintando animales prehistóricos por un lado de la cueva casera y manos por el otro lado.

Gracias al papel kraft y su textura cuando se arruga es posible recrear la imagen de las paredes de roca de una cueva. No hace falta que pintéis con carboncillo tan bien como lo hace Miquel; de hecho, la mayoría de los padres y madres mortales no podemos ni intentar acercarnos a su nivel. Basta con que hagáis vuestra galería de las manos particular, tanto con impresiones en negativo -marcar con pintura alrededor de una mano apoyada- como en positivo -mojar la mano en pintura y marcar con ella una superficie-, y ya veréis cómo se lo pasarán de bien los peques, a los que podáis retar a pintar bisontes, caballos y demás animales prehistóricos enseñándoles alguna referencia real.

Por qué es una actividad beneficiosa

Una de las grandes ventajas además de la sensación de experiencia inmersiva para los niños de pintar en gran formato es que lo hacen en equipo. Generalmente, cuando pintan en casa lo hacen de manera individual, pero en este caso el espacio permite una intervención artística grupal, con cuatro, seis, ocho o más manos, y eso mejora más si cabe la actividad artística porque es una oportunidad para compartir y trabajar en equipo.

¡No me digáis que no es una actividad para hacer mañana mismo con los peques de la casa! 

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo