Planes con niños al aire libre

Abrigados para la nieve

Hace frío, pero no hay por qué quedarse en casa. ¡Todo lo contrario! Si váis a pasar el día en la nieve, es imprescindible ir bien equipados. Descubre qué necesita tu hijo para estar bien protegido en la montaña. Lo más importante: disfrutar del aire libre en familia y pasarlo genial.

Abrigados para la nieve

Montar en trineo, hacer un muñeco o tirar bolas de nieve son experiencias divertidísimas para disfrutar en familia. Aquí tienes una lista de todo lo que necesitáis para pasar un día en grande en la nieve toda la familia, bien calentitos.

Equipo de abrigo para la nieve

Se necesitan tres capas, como hacen los esquiadores: ropa interior, capa intermedia y capa exterior.

  • La primera capa debe absorber la transpiración y mantener el cuerpo seco y caliente.
  • La capa intermedia (forro polar, jersey etc.) debe abrigarnos y aislarnos del frío manteniendo la temperatura corporal.
  • La última capa, especialmente en el caso de los niños, tiene que ser transpirable y además aislar adecuadamente de las inclemencias del tiempo (impermeable).
  • También hay que cubrir pies y manos. Los guantes también han de ser impermeables y no demasiado gruesos para mantener la flexibilidad de los dedos. Además, es importante que se ajusten bien a las muñecas para evitar que les entre nieve.
  • Hay que procurar que los calcetines no sean demasiado gruesos; es bueno que se ajusten al pie como unas medias. Si no, pueden resultar incómodos e incluso producir rozaduras (los de tejido térmico resultan muy eficaces contra el frío). Aunque lo más importante para mantener los pies calientes es, sin duda, un buen calzado, a poder ser unas botas fuertes pero flexibles, y que sean impermeables al agua.
  • Necesita un gorro que cubra las orejas y, si es necesario, algo para el cuello: mejor que una bufanda (se puede hacer daño si se engancha con algo y se moja), compremos una braga que le cubra bien. El tejido tipo «polar» suele ser muy suave y abrigado.
  • Protegidos del sol. Aunque no lo veamos y lo tapen las nubes, es imprescindible que los niños usen unas buenas gafas para protegerse del reflejo del sol sobre la nieve. Tampoco olvidemos aplicar una crema de alto nivel de protección por toda la cara y los labios.


Asesor Esperanza Ruiz, pediatra

Etiquetas: familia

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS