¿Menores en internet?

Niños en las redes: cuidado antes de dar al botón compartir

4 minutos

Las redes sociales nos ponen fácil eso de presumir de hijos. Pero ojo al compartir imágenes e información de menores, hay riesgos. ¿Cómo evitarlos?

niñosyredes

Las tardes de mesa camilla en las que familia y amigos se pasaban de unos a otros las fotos recién reveladas del pequeño de la casa se han convertido en una estampa vintage.

Según un estudio de la firma Samsung, en España se toman y comparten 3.965 fotos cada minuto, lo que en la práctica supone la desaparición del tradicional álbum de fotos, sustituido por las redes sociales como vehículo para compartir y comentar fotos.

 Facebook es la red más utilizada para este fin (un 73%), seguida de Twitter (19%), Instagram (14%), Flickr (6%) y Pinterest (2%).

De la cuna al curriculum digital

Aunque socializar las fotos de nuestros hijos no es ilegal, sí puede llegar a ser peligroso.“El derecho a la propia imagen es un derecho individual que los padres poseen solo en tutela hasta que el niño sea mayor de edad. Por eso, tenemos que ser responsables y pensar que esas imágenes acompañarán a los niños, potencialmente, toda la vida”, explica Charo Sádaba, profesora de Comunicación Integrada de Marca y experta en Nuevas Tecnologías de la Universidad de Navarra.

“Sin darse cuenta, poco a poco algunos padres están creando una biografía digital de sus hijos, que incluye gustos, atracciones, amistades, ámbitos que frecuenta, etc. En definitiva, una información que en un futuro podría acarrearle problemas”, comenta al respecto Pere Cervantes, policía de la Brigada de Investigación Tecnológica.

Por eso, Charo Sádaba aconseja evitar dar excesiva información sobre el desarrollo de los niños (físico, mental, de carácter…). “Contar que un niño tiene pataletas puede no parecer un gran asunto a día de hoy pero cuando ese niño cuando sea adolescente y pueda leer lo que su madre comentaba sobre él en la red con otras personas, a veces desconocidas, puede verse en una situación difícil de asumir. Por no hablar del mal uso que otras personas puedan hacer de esa información”.

Aunque el hecho de una madre (o padre) suba una foto de sus hijos a un blog o página personal sin el solo da derecho a terceros a visualizarlas, nunca a utilizarlas ni compartirlas permiso expreso del progenitor, nunca sabemos lo que puede pasar.

Consejos para presumir de hijo sin riesgos

1. Echar el freno antes de dar a compartir Pensar en el tipo de archivo y la información que se sube, vamos tomarse un minuto para pensar si es inocuo antes de compartirlo.

2. Optar por el correo electrónico. Aunque resulta menos vistoso ofrece mayor privacidad para compartir fotos y anécdotas del niño con familiares y amigos.

3. Información, la justa. Evitar proporcionar muchos datos personales sobre los menores. Es, sin duda, la mejor manera de protegerles.

4. Recordar que es información privada. Y puede ser bueno, de vez en cuando, recordar de modo explícito que esperamos que esas fotos no se reenvíen o no se publiquen sin nuestro consentimiento. Si tenemos un ritmo de publicación de imágenes elevado, es posible que alguien interprete que estamos abiertos a que esas imágenes se compartan ampliamente.

5. Leerse las políticas de privacidad y condiciones de uso de las redes sociales. Es importante tener muy claras las consecuencias de compartir contenidos e información y también lo que establece cada una respecto a la protección de menores y a la forma de retirar contenidos no deseados.

6. Seleccionar quién puede ver las fotos. El perfil siempre debe ser privado y, además, lo mejor es autorizar soo el acceso a las fotos e información sobre el niño a determinadas personas, no a todo los agregados como amigos.

7. Evitar los planos cortos en las fotos de niños que se suben a la red. Son más fáciles de manipular e identificar por quienes actúan con fines delictivos. En general, hay que evitar las fotos geoposicionadas, ya que pueden aportar información no deseada (por ejemplo, en qué colegio estudia el niño).

8. Nunca perder de vista el “poder de la nube” Todo el material que se cuelga en la red deja en cierta medida de pertenecernos y, además, es fácilmente copiable y se puede reproducir de forma ilimitada, así que cualquier precaución en este sentido es poca.

Etiquetas: bebé, hijos, niño, redes sociales

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS