Padres e hijos

Papá: mi ídolo

A los niños les fascinan las habilidades de papá. Con él aprenden a poner a prueba sus propios límites, a encontrar su lugar y a saltarse las reglas.

Papá: mi ídolo

Papá es el más valiente, el mejor y el más divertido. Estas son algunas cualidades de los padres que a los niños les encantan.

Con él me siento seguro

A todo el mundo le agrada sentir que está bajo la protección de alguien, y esa sensación es imprescindible (e irresistible) para los niños. La certeza de que papá aleja de ellos cualquier peligro les da seguridad y les ayuda a emprender nuevos retos.

o importa si en realidad a papá le aterra el perro del vecino o el parking oscuro. Da la impresión de que los hombres no sienten miedo porque evitan mostrarlo. Por eso parecen más relajados.

¿Y esto que significa para los niños?

Se sienten seguros y pueden desarrollar más fácilmente sus propios puntos fuertes.

Es como un niño grande

Puede que los hombres no estén muy capacitados para hacer varias cosas a la vez, pero si se trata de centrarse en una sola tarea, no hay quien les gane. A la hora de jugar son creativos y originales, su entusiasmo por la actividad es mayor que el de las mujeres y aprovechan el rato de juegos para desconectar.

¿Y esto qué significa para los niños?

Sienten que les toman en serio y que son aceptados como son y aprenden a reaccionar con flexibilidad a las sugerencias y las locuras de los padres.

Compite 'en serio'

Los hombres confían en su fuerzas y les encanta probar sus límites. Además, transmiten a sus hijos su deseo de experimentar. Los padres disfrutan en las competiciones con el niño, incluso cuando su pequeño rival no represente realmente un desafío. Si juegan con su hijo al fútbol pueden meter un gol detrás de otro sin mayores consideraciones, pasando por alto la desigual relación de fuerzas.

¿Y esto qué significa para los niños?

La autoestima de los pequeños se alimenta cuando sienten que les desafía alguien tan capacitado y poderoso como su papá. Dan lo máximo de sí mismos, llegan a sus límites y algunas veces incluso son capaces de superarlos. Aprenden que merece la pena arriesgarse y probar.

Pone límites claros

Muchos niños aceptan mejor una negativa del padre que una prohibición de la madre, entre otras cosas porque los hombres prefieren actuar en vez de negociar, y con esa actitud transmiten sus mensajes con mayor claridad. Por otro lado, soportan mejor las reacciones de contrariedad o decepción del niño.La determinación de papá y el hecho de que se mantenga firme en sus ideas es importante para el pequeño, porque demuestra quién es papá y qué representa en su vida.

¿Y esto qué significa para los niños?

Esto infunde seguridad a los niños, aunque no siempre estén de acuerdo y se rebelen. Los padres que ponen límites claros inspiran fiabilidad. El niño aprende cuál es su sitio.

Sabe saltarse las reglas

Aunque los padres a veces se muestran poco abiertos a negociaciones, también pueden ser muy flexibles. Cuando están en pleno juego, por ejemplo, pueden llegar a olvidar que se está enfriando la comida en la mesa o que la princesita secuestrada debería estar en la cama. Saltarse de vez en cuando los mandamientos de la lógica favorece la autoestima y fomenta la seguridad en uno mismo.

¿Y esto qué significa para los niños?

Papá les enseña el mundo como es: existen reglas para la mayoría de las situaciones, pero esto no significa que cuando la ocasión merece la pena, no se puedan pasar por alto. Los niños aprenden a prestar atención a sus sentimientos.

 

Etiquetas: familia

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS