Sal de dudas

¿Es peligroso poner aire acondicionado con niños?

Tratamos de dar respuesta a una de las preguntas del millón cuando llega el verano y hay niños en casa, si es responsable o no utilizar el aire acondicionado en casa.

Foto: Pexels
Foto: Pexels

Llega el verano, todos felices y contentos pero, de repente, ola de calor y en casa no hay quien aguante… si no fuera por el aire acondicionado que instalasteis en su día. Pero claro, ahora tenéis un peque en casa y aparece entonces una de las grandes preguntas del millón en esta época del año: ¿es peligroso poner el aire acondicionado con niños? Vamos a intentar profundizar en ello de la mano de los expertos. 

Desde el hospital Sant Joan de Déu de Barcelona explican que “La respuesta es que el aire acondicionado en principio no es perjudicial para la salud de tus hijos, pero lo tienes que utilizar con una serie de precauciones y no abusar”. En la misma línea se expresa el pediatra Jesús Garrido (Mi pediatra online), que incluso contempla la opción de mantenerlo encendido por la noche en un contexto de muchísimo calor: “Si de verdad es un aire acondicionado de buena calidad, ponéis una temperatura no mucho más baja de 24-25º y dirigís el chorro de aire para que no os dé a vosotros ni al niño puede ser aceptable. Especialmente cuando las temperaturas nocturnas están por encima de los 30º C”, indica.

Desde el hospital San Joan de Déu, en cambio, aconsejan apagar el aire por la noche “ya que cuando el bebé duerme, su temperatura corporal desciende y podría enfriarse, sufrir irritaciones en los ojos, en la garganta o tener problemas respiratorios”.

Ventajas del uso del aire acondicionado

El aire acondicionado, a diferencia de lo que muchas personas creen, tiene algunas ventajas en clave sanitaria más allá de que facilite conciliar el sueño por la noche o permita llevar mejor el calor por el día. Así lo afirman desde el Sant Joan de Déu de Barcelona “Si haces un uso responsable, se ahorrarán algunas enfermedades relacionadas con el calor extremo y dormirán mejor”.

Además, en viviendas ubicadas en zonas de climas húmedos o donde la humedad es alta en verano (cerca del mar, por ejemplo), el aire acondicionado puede ayudar a evitar la exposición a hongos exteriores, pólenes y ácaros, tal y como queda detallado en el artículo Aeroalérgenos: pólenes, ácaros, hongos, animales y otros. Medidas de evitación, firmado por los médicos Carlos Santana Rodríguez, Cristina Rivas Juesas y Manuel Emilio García Fernández con el sello de la SEICAP (Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica). 

Cómo utilizarlo de forma responsable

Lo importante al respecto del uso del aire acondicionado en casa con niños, por lo tanto, no es si es peligroso o no utilizarlo, sino cómo se debe utilizar de forma responsable para que no suponga ningún riesgo. 

En este sentido, el pediatra Jesús Garrido recomienda mantener una temperatura estable no muy baja, en torno a los 23 o 24 grados centígrados. “No les recomiendo que bajen mucho más. Especialmente en bebés muy pequeños”, advierte el médico. El por qué lo detallan desde el hospital Sant Joan de Déu, que eleva la cifra recomendable a los 25 grados: “Las temperaturas artificiales excesivas -tanto el frío como el calor- afectan las mucosas respiratorias, facilitan la irritación de las vías aéreas y abren el camino a procesos respiratorios agudos”, exponen al respecto. 

El doctor Garrido, además, aconseja “poner una temperatura cómoda y dejar el aire acondicionado conectado durante las horas de más calor del día” y recuerda también la necesidad imperativa de mantener el equipo de aire acondicionado en buenas condiciones de limpieza y mantenimiento. En ambos aspectos coincide con el equipo del hospital Sant Joan de Déu. “Es recomendable que el aire esté instalado en toda la casa para que no haya diferencias de más de 10° entre habitaciones y demás estancias”, afirma. 

Por último, desde el hospital barcelonés aportan un último tip sobre el uso responsable del aire acondicionado en casa cuando hay niños: apagar el aire acondicionado un rato antes de salir de casa si está planificado hacerlo “para que tus hijos vayan acostumbrándose a la temperatura exterior”, algo que, seamos realistas, pocas personas hacen, así que es bueno recordarlo antes de poner punto y final a esta pieza.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo