Diversión en familia

Planes para celebrar el día del padre junto a los niños

El 19 de marzo puede ser una ocasión genial para pasar un día en familia diferente disfrutando de alguna de estas divertidas ideas que os encantarán.

Sorprender a papá con un regalo el próximo 19 de marzo es una genial idea, pero hacerlo con un plan a lo grande para toda la familia es aún mejor. Es más, aunque no seáis de los que tenéis por costumbre celebrar el día del padre, siempre podéis planteároslo como una simple excusa para disfrutar de un rato juntos dedicándoos tiempo de calidad. Puede ser simplemente organizar una sesión de cine en casa, salir a dar un paseo en bicicleta, hacer una ruta por el campo o montar vuestra propia fiesta de disfraces. ¡Todo vale con tal de divertirse! 

Pero si lo que teníais en mente era hacer algo diferente, aquí tienes nuestras propuestas de planes de lo más especiales con los que el éxito está asegurado. 

Un día en Puy du Fou

El mismo 19 de marzo Puy du Fou inaugura temporada por lo que visitar este parque que une historia y naturaleza en un gran parque temático es el mejor aliciente para pasar un día inolvidable porque permite a adultos y niños conocer las hazañas de personajes históricos como Cristóbal Colón, El Cid, Isabel la Católica o Lope de Vega.

Situado a 8 minutos en coche desde el casco histórico de Toledo, este espacio te permite viajar en el tiempo gracias a los cuatro poblados históricos con más de 20 mesones, tabernas y casonas, así como los talleres en los que los artesanos practican sus oficios tradicionales explicando a los visitantes sus artes y oficios. Pero, sobre todo, destacan sus sorprendentes espectáculos que cuentan con cuidados vestuarios y efectos especiales, además de estudiadas coreografías y guiones. 

El precio de la tarjeta regalo es de 28 euros. 

Un taller de pizza y pasta

¿Y si os animáis a meter las manos en la masa? Siempre es una buena ocasión para inculcar a los peques la pasión por la cocina mediante el juego. La Tavernetta del Pirata acaba de empezar a organizar una serie de workshops de pasta fresca y mini pizzas que son un auténtico planazo para celebrar cualquier ocasión en familia. En ellos aprenderán a hacer gnocchis de calabaza y las famosas pizzelas del restaurante con la ayuda del chef. Además, luego podrán probar sus propias pizzelas y se podrán llevar los gnocchis para cocinarlos en casa. 

El precio es de 10 euros por niño y los talleres se llevan a cabo las tardes de los lunes, martes y miércoles entre las 17:30 y las 20:30 en el restaurante ubicado en el número 26 de la calle Santa Engracia. 

Una comida entre arcades

Para los papás fans de los videojuegos clásicos, nada como disfrutar de una comida, una merienda o una cena en Rockade, un local de dos plantas situado en la calle del Almendro en Madrid cuya atmósfera ochentera le atrapará a él y al resto de la familia desde el primer momento.

Un divertido lugar en el que se te pasará el tiempo entre máquinas Arcade originales, velas, buena música y partidas de pinball que os servirá de perfecta conexión intergeneracional para vivir juntos un auténtico revival de videojuegos vintage. 

Una jornada en alta mar

¿Y si organizáis una fiesta familiar en el mar? Gracias a plataformas de alquiler de barcos de profesionales con o sin patrón como SamBoat podéis hacer del 19 de marzo una jornada inolvidable. Preparad comida y bebida, llevad una buena lista de música, escoged una decoración que os guste y divertíos como nunca. 

También podéis simplemente optar por salir a navegar sin rumbo, ir a pasar el día a una isla, perderospor alguna cala o aprovechar para iniciaros en el mundo de la pesca. 

Un viaje en tren

Son muchos los niños y niñas a los que les fascinas los medios transportes. Existen multitud de planes que poder organizar con esta temática y uno de los que más suele gustar a padres e hijos es el de montar en una histórica locomotora de vapor como la del tren de Arganda, ese que aparece en el refranero popular con la coletilla "que pita más que anda". 

Unos 40 minutos dura el recorrido de 4 kilómetros sale desde la estación de La Poveda, en Arganda del Rey,  y se desliza entre nubes de vapor hasta el apeadero de Laguna del Campillo, a orillas de la gran balsa de agua que le da su nombre en Rivas-Vaciamadrid. Allí los pasajeros pueden bajarse para contemplar la maniobra de 10 minutos con la que se cambia el sentido de la marcha para volver a Arganda para visitar el pequeño museo ferroviario, que reúne recuerdos y antigüedades del mundo ferroviario y reproduce el ambiente de una estación histórica. El precio habitual es de 5 euros pero el 19 de marzo será gratuito por tratarse de una jornada de puertas abiertas. 

María Aguirre

María Aguirre Álvarez

Periodista y mamá de dos niñas con las que aprendo cada día. ¿Conoces esa frase que dice “nada te prepara para ser madre pero ser madre te prepara para lo que sea”? Real como la vida misma.

Continúa leyendo