Planes geniales

Planes para hacer en familia antes de que termine el verano

No hacen falta actividades extraordinarias y costosas, los peques “solo” necesitan tiempo de calidad en familia y algún estímulo novedoso.

Los niños no necesitan planes extraordinarios a diario para pasárselo bien y ser felices. No necesitan que nos gastemos muchísimo dinero en ellos; a menudo, de hecho, no hay que gastarse nada para contentarles. Lo único que necesitan es que les dediquemos tiempo de calidad, que pasemos tiempo en familia con atención plena para ellos, y no hay mejor momento que el verano para ello.

Ellos disponen de mucho más tiempo libre en los meses de verano y los adultos solemos tener también una agenda más aligerada de compromisos, especialmente aquellos papás y mamás que tengan la suerte de trabajar en jornada intensiva

La verdad es que, en general, no tenemos excusa para no pasar tiempo con nuestros hijos e hijas más en verano. Además, no será por falta de actividades de ocio: hay alternativas como para llenar cada día de las vacaciones y no repetir. Y de todos modos, como te decíamos, no hace falta planear algo todos los días: lo más importante es vuestro tiempo para ellos. 

Aún así, hay algunas cosas que no puedes dejar de hacer con tu peque este verano. Aquí te proponemos una lista de 10 planes. Sencillos y económicos. 

Un día en la naturaleza

Siempre hay algún día fresco en verano. Quizá no en julio pero a medida que avanza el calendario suele darnos un respiro el calor tarde o temprano durante las vacas. Estad atentos a la previsión y aprovechar ese día para iros de excursión. Preparad la mochila juntos, bocadillo incluido, y a caminar y descubrir la naturaleza en familia.

Maratón de juegos de mesa

Hay planes tranquilos de verano que apetecen mucho, y uno de ellos es disfrutar de una tarde noche de terraza o patio jugando a todos los juegos de mesa que tengáis en casa. Durante el año, salvo los fines de semana, cuesta más encontrar el momento para disfrutar de ellos. Pero en verano, sin la urgencia del reloj, es un plan perfecto con niños. 

Dedicar un día al arte

Hay museos y opciones culturales de todo tipo en cualquier lugar de nuestro país. Una cueva con pinturas rupestres, un museo donde hagan talleres infantiles o simplemente podáis enseñarles una pequeña selección de cuadros (que se lleven su bloc de dibujo y pinturas), ver una obra de teatro… No desaprovechéis la oportunidad de cultivar en vuestros hijos el interés por la cultura.

Cine de verano

Uno de los planes que más les sorprende y les gusta es el cine de verano. Tanto es así que han vuelto con fuerza en los últimos años a las localidades vacacionales de playa —y cada vez más ayuntamiento de ciudades no marítimas también lo están incluyendo en la programación familiar de verano— cuando parecía que los perdíamos para siempre. Les va a encantar. No dudéis en ir al menos una vez en las próximas semanas. 

Acampada en la terraza

Si tenéis la suerte de vivir o pasar las vacas en una casa con terraza grande, patio o jardín, proponedles a los peques de la casa hacer una acampada. Unos sacos o colchones, tienda de campaña en el mejor de los casos, y esa noche dormís todos fuera. Si encima la noche sale despejada de nubes, la experiencia es todavía mejor. El dolor de espalda del día siguiente habrá merecido la pena.

Rato de cocina

El verano es ideal para inculcar el hábito de la cocina saludable y casera a los peques. Aprovechad el tiempo para que cocinen con vosotros, tanto platos salados como algún dulce, a poder ser, que sea saludable. Opciones  de helados rápidos y nutritivos, por ejemplo, hay muchas. Aquí te dejamos algunos ejemplos. Y recuerda que puedes comprar utensilios de cocina, cuchillos incluidos, seguros para los niños.

Juegos de agua

Son un clásico del verano, pero solemos dejar este recurso para los niños en exclusiva. Así que, por un día, conviértete  tú en el niño que llevas dentro y disfruta con tus hijos pistola de mano y globo de agua en mano. Aquí tenéis algunas ideas.

Ir al pueblo

Si lo tenéis, aunque llevéis mucho tiempo sin ir, es una gran idea llevar a vuestros hijos un día de verano. Les ayudará a conectar con los lazos familiares, a entender el origen familiar y a ver un contexto de vida muy distinto al de la ciudad. Además, se lo pasarán en grande en un ambiente tan relajado como el de los pueblos. Y seguro que para ti es también una experiencia nostálgica bonita

Biblioteca

Sí, en verano, con mas motivo que nunca. Los peques descuidan la lectura por todos los estímulos extra que tienen a su alrededor y porque no hay cole, así que intentad que le dediquen un ratito cada día de forma lúdica. Que les apetezca leer. Y para ello, ir a la biblioteca, donde además estaréis fresquitos, es ideal. No solo podéis ir en vuestro lugar de residencia; seguro que en vuestro destino de vacas también disponen de alguna. Id a descubridla.

 

Un día del sí

Como en la película, que por cierto les suele encantar a los niños pequeños, os proponemos completar las vacaciones con un “día del sí” en el que, con unos límites, los peques puedan hacer y proponer cosas que habitualmente no hacen. Abrid la menta y dejaros llevar, porque es una excusa genial para disfrutar en familia.

 

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo