Cuidados específicos

Si vas a la playa esta Semana Santa, sigue estos consejos para proteger a tus hijos del sol

Desde que comienza la primavera, es esencial proteger a los niños si van a estar expuestos al sol en el exterior.

Una vez más al comienzo de la temporada de calor, y con las vacaciones de Semana Santa ya encima, creemos conveniente incidir en la importancia de proteger a los peques (los motivos son extrapolables a los mayores también) del sol. 

Por muy evidentes y repetidos que puedan parecer algunos de los consejos que compartimos contigo a continuación, es necesario insistir en ellos porque se siguen cometiendo muchísimas imprudencias en relación al sol y los niños.  

No solo debemos protegernos en la playa

Aunque en el titular hayamos citado expresamente a la playa, la primera regla que debemos recordar es que siempre que los niños vayan a estar expuestos en la calle durante debemos protegerlos. Da igual si vais al parque a hacer un picnic, con la bici, de paseo a la montaña o a la playa. Y no solo en verano, sino que debemos hacerlo desde la primavera. “En esta época del año el sol puede resultar tan nocivo como en verano, por lo que conviene proteger a los niños”, señalan desde Quiroderma, centro médico especializado en dermatología.

No exponer al sol a los menores de 6 años

Esto es algo en lo que inciden todos los pediatras, dermatólogos y asociaciones médicas. Es muy bueno que reciban luz natural indirecta, y por eso se recomienda el paseo diario, pero debemos evitar su exposición al sol. “Algunos tipos de superficies –agua, arena, nieve, hierba– reflejan las radiaciones solares, por lo que tenemos que protegerlos en todo momento”, recuerdan en este sentido desde Asisa.

Los días nublados también

Todos los especialistas en dermatología recuerdan que en los días nublados también debemos proteger nuestra piel y la de nuestros hijos de la radiación solar. “Las nubes no son un obstáculo para el paso de los rayos ultravioleta, por lo que el niño puede sufrir quemaduras igualmente aunque la sensación de calor sea menor, por efecto de las nubes o del viento”, apuntan desde Quiroderma.

Evitar las horas centrales del día

El sol tiene mayor intensidad en el tramo del día que va desde las 12 a las 17 horas aproximadamente durante la temporada de calor, de ahí que sea recomendable evitar la exposición directa en este tramo horario.  

Factor 50

Es una de las recomendaciones en las que más debemos insistir los medios de comunicación porque a menudo vemos todavía en playas y piscinas productos que no superan el factor 20. Afortunadamente, con los niños son cada vez menos las familias que no hacen caso a este consejo, pero no hay que dejar de incidir en ello. “Es necesario elegir un fotoprotector infantil que sea resistente al agua y con una protección +50”, recuerdan desde Asisa.

Recurrencia

Es recomendable aplicar en más de una ocasión crema solar si el niño va a estar muchas horas expuestos al sol, cosa que ocurre por ejemplo en la playa. En estos casos, lo ideal es aplicarlo cada dos horas o cada baño si este es prolongado.  

Las sombras naturales

Este es un consejo obvio en el que los niños no siempre caen por sí mismos. Por eso, si estáis paseando o vais con la bici, buscad las sombras naturales en la medida de lo posible. También en el parque. En este sentido, desde Quiroderma recuerdan que “Colocarse al aire libre bajo una sombra natural, como la de una arboleda, es mucho más efectivo que hacerlo bajo una sombrilla.

Hidratación

Es fundamental. El agua y los alimentos ricos en ella como las frutas con más zumo son esenciales en la dieta de un día de mucha exposición al sol. Que no falte el agua en vuestra bolsa o mochila de día.

La ropa

Los complementos como las gorras juegan un papel muy importante para proteger a los niños del sol directo. “Además, la ropa ha de ser holgada y preferiblemente de algodón, que es un tejido que favorece la transpiración”, explican desde Quiroderma, cuyo equipo también recuerda que “En general, las prendas mojadas dejan pasar más la radiación solar que las que están secas”. 

Sombrillas adecuadas

En el mercado existen ya sombrillas con protección extra fabricadas en tejidos especiales que las convierten en barreras más eficaces contra el sol. Por ello, es recomendable invertir en un protector de este tipo si vais a la playa, ya sea sombrilla tradicional o refugio tipo iglú. El equipo de Quiroderma recomienda estas últimas con respecto a las primeras para los niños porque “ el tejido se extiende también al suelo, con lo que se consigue evitar el reflejo del sol sobre la arena o la hierba”, concluyen.

Continúa leyendo