Planes en familia

Por qué una tarde de biblioteca con los niños puede ser un planazo

Adquirir el hábito de acudir una vez a la semana o cada 15 días solo tiene ventajas y aspectos positivos para los peques.

Las bibliotecas son bienes públicos de incalculable valor y una buena parte de la población no las valora como se merecen. Por ejemplo, son una “herramienta” maravillosa si tenemos hijos e hijas pequeñas porque son una actividad gratuita con múltiples beneficios. 

En verano, encima, tenemos una ventaja extra muy importante: el fresquito que hace en ellas. Ten en cuenta, eso sí, de comprobar sus horarios, porque en agosto algunas de ellas cierran o abren solo por la mañana. A cambio, es altamente probable que si veraneas en algún lugar de playa con mucha afluencia de gente en las semanas de julio y agosto, su biblioteca municipal esté abierta en horario completo así que no se nos ocurre mejor plan para poder incluirlo en la lista de actividades por hacer con peques en vacaciones

Dicho esto, hay al menos cinco motivos por los que considerar una tarde (o mañana en verano) en la biblioteca como planazo ideal en familia. Las desarrollamos a continuación: 

Hábito de la lectura

Es el argumento de peso más obvio, de perogrullo. Los peques se relacionan en la biblioteca de manera directa con los libros, los descubren en un contexto amable y atractivo y eso despierta el interés y la motivación por la lectura en ellos tanto como leerles cuentos en casa desde pequeñitos.

Desarrollo de su creatividad

Un ambiente tipo de cualquier biblioteca infantil es una puerta a la imaginación y la creatividad. Es un nuevo universo para los niños y niñas que la pisan de forma consciente por primera vez, pero también es una fuente inagotable de ideas y asociaciones para quienes van a menudo porque la cantidad de cuentos y libros que tienen a su disposición es inabarcable en pocas visitas. Por ello, acudir una vez a la semana o cada 15 días es una idea magnífica. 

Capacidad de decisión y autonomía

Las bibliotecas infantiles son espacios muy interactivos porque están pensadas para que sean los propios niños y niñas quienes ojeen los libros, los cojan a su gusto y los lean antes de dejarlos en su lugar para que vuelvan a su sitio y otros peques disfruten de ellos. No es un ocio pasivo, sino muy activo pese a que el ambiente es tranquilo, y además les anima a desarrollar hábitos como la elección personal si les dejamos a ellos elegircuentos. Además, les suele encantar eso de tener su propio carnet y jugar a que son mayores en un contexto real. Los más tímidos romperán esa barrera que tanto les cuesta y los más echados para adelante disfrutarán muchísimo siendo ellos y ellas quienes van con su carnet en mano para llevarse a casa los cuentos que han elegido.

Normas de comportamiento

Las bibliotecas son espacios comunitarios, que se rigen por una normas cívicas básicas diferentes además a las que reinan en otros espacios donde los niños y niñas pasan tiempo. Es necesario explicárselas e insistirles en por qué son importantes. El silencio, el respeto a los demás, el ayudar al personal cuando terminemos nuestras lecturas, el protocolo a la hora de llevarse prestado un libro a casa, etcétera, son cuestiones que fomentan la responsabilidad en los niños. También estar pendientes de la fecha de devolución y acudir en persona con vosotros a llevarlos de vuelta a la biblioteca. Esto incluso os da la oportunidad de trabajar con ellos cuestiones secundarias como las fechas y los calendarios. 

Definir gustos e intereses

Dejarles navegar a su gusto por los estantes de la biblioteca municipal y disfrutar de semejante colección de títulos les ayudará a ir definiendo sus gustos e interesas de manera autónoma y no dirigida por los adultos de su entorno. En casa leen lo que les compramos y regalamos: en la biblioteca, en cambio, leen lo que quieren entre todos los cuentos y libros que hay. Es una forma, por lo tanto, de abrir más la mente si cabe y poder trabajar a nivel reflexivo y crítico en un espacio del saber mayor. 

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo