Uso del teléfono móvil

Primer móvil del niño: 5 consejos para el buen uso

Que los niños vayan a pedir un móvil es algo inevitable y una cuestión sobre a la que muchos padres les surgen dudas. ¿Cuál es la mejor edad para comprárselo? ¿Qué dispositivo es el más adecuado? ¿Cuánto deben utilizarlo? Si ya hemos decidido que ha llegado la hora, lo verdaderamente importante es establecer unas normas de uso. Os damos algunos consejos:

Los periodos de rebajas suelen ser amados y odiados a partes iguales. Para algunos es la ocasión perfecta para hacerse con ese capricho al que llevan echando el ojo desde hace tiempo por un precio más económico. Para otros es la peor época del año para ir a comprar: el desorden inevitable reina en cualquier tienda (especialmente los primeros días) y todas estás abarrotadas a más no poder. Y por eso no nos extrañaría que los empleados de grandes centros comerciales formen parte del segundo grupo.

Por otro lado, seguro que hay alguno por ahí que ante esto dice tener un arma infalible: las “compras online para evitar colas y empujones”. Sea como sea, lo cierto es que son muchos los españoles que siguen aprovechando estas “oportunidades”. Y es que, según el informe Rebajas 2020 de Bnext, cada español se gastará una media de 206 euros en estas fechas. Y además, según lo estudiado, la tecnología ocupará el tercer puesto dentro de las categorías de más gasto.

En concreto, los españoles de entre 35 y 44 años son los que más dispositivos tecnológicos adquirirán. Pero lo real de este resultado tiene mucho que ver con que estos aparatos no serán solo para ellos… 7 de cada 10 personas dentro de este intervalo ya tiene hijos. Y por eso no es raro que en la era digital en la que vivimos, estos padres aprovechen para comprar el primer móvil a sus niños con la excusa de los buenos precios.

El querer tener un móvil es algo que actualmente va a llegar tarde o temprano en la vida de los pequeños y, como tal, es algo que preocupa a los padres. Surgen dudas sobre cuál es la edad más recomendada para empezar a usarlo, cuál es el mejor dispositivo, cuánto y cómo lo deben utilizar… La verdad es que como en otras cuestiones, cada niño es un mundo, y por eso no existen respuestas concretas a estas preguntas.

Pero no se trata de establecer una edad límite determinada, ni tampoco de que lo tengan por presión social. Lo que hay que tener en cuenta es si verdaderamente el pequeño está preparado para utilizar un teléfono móvil. Ahí está la clave. Si creemos que el caso es afirmativo lo que haremos será establecer unas normas con el objetivo de que los niños utilicen los dispositivos correctamente.

Y para ayudarnos a ello, Qustodio, plataforma líder en seguridad y bienestar digital para familias, nos da 7 consejos para gestionar el uso del primer smartphone y prevenir posibles adicciones:

1. Dar ejemplo. Es muy difícil que los padres convenzan a su hijo de que debe usar menos el móvil si ellos se lo llevan hasta al baño. Es más, al 39% de los niños y adolescentes estadounidenses les gustaría que sus padres no estuvieran tanto tiempo pegados a él, según datos de Common Sense Media. Por ello, para empezar a gestionar el buen uso de los móviles en los niños, los padres también deben aprender a hacerlo.

2. Notificaciones en off. Un menor no necesita tener las notificaciones activadas, porque esto solo le hará estar más pendiente del móvil. Lo mejor en edades tempranas es desactivar todo, excepto las llamadas y los mensajes de aquellas personas que los padres establezcan como prioritarias.

3. El móvil es una herramienta, no un juguete. Con tantos juegos y aplicaciones de entretenimiento, no es de extrañar que olviden su función principal: comunicar. Como niños que son, los menores son más propensos que los adultos a utilizar el móvil para cualquier cosa menos para llamar, por lo que es importante que entiendan el motivo por el que tienen un móvil propio y las responsabilidades que esto conlleva.

El trabajo como padres está en animarlos a quedar con sus amigos, salir con la bicicleta al parque o incluso, jugar con ellos a un juego de mesa. Se trata de buscar alternativas saludables, independientemente de que tengan móvil o no y que estas ayuden a prevenir la adicción digital.

4. Solo apps imprescindibles. Un factor muy importante es que familias deben conocer esencialmente qué aplicaciones descargan los menores. No es necesario que los padres se conviertan en auténticos tiktokers, pero sí que sepan cuáles son las apps que utilizan, para qué sirven y los riesgos que pueden entrañar para así poder orientarles y valorar la necesidad de bloquear o restringir el uso de alguna de ellas.

5. Móviles sí, pero en los momentos apropiados. Un estudio de la universidad King’s College afirma que los niños y adolescentes que usan el móvil justo antes de dormir corren más riesgo de sentirse cansados al día siguiente o incluso de sufrir insomnio. Aunque esto no es solo aplicable a ellos, los mayores también deberían tenerlo en mente -y aquí volvemos al primer punto-. Por ello, las familias deben establecer unos horarios para que sus hijos no hagan un uso inadecuado de él.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo