Tiempo en familia

¿Puede ayudarte la tecnología a pasar tiempo de calidad con tus hijos?

La conciliación laboral y familiar nos preocupa a muchos padres. Hoy día pasamos muchas horas en nuestros puestos de trabajo, por lo que es muy difícil dedicar a nuestros hijos el tiempo que realmente nos gustaría.

Si ya de por sí esos ratos son limitados, a muchos padres nos preocupa que los momentos que disfrutamos con los más pequeños de la casa sean de calidad. Las herramientas tecnológicas han llegado a nuestras vidas para facilitarnos el día a día y ayudarnos en nuestra rutina, y por qué no, para que el tiempo que pasemos con los niños lo disfrutemos al 100%.

Es cierto que la mayoría de los padres españoles se muestran inquietos por el uso que hacen los niños de los dispositivos; en concreto, un 73 % según un estudio de la consultoría Truth para Google. Por este mismo motivo es importante que seamos nosotros quienes dediquemos tiempo a enseñarles a utilizar estas herramientas de modo positivo y responsable, en un entorno seguro para ellos.

Son numerosas las actividades que podemos proponer para pasar ratos divertidos en los que la tecnología puede convertirse en compañera de juegos. Además, la tecnología no tiene por qué ser sinónimo de una pantalla: son muchas las opciones que tenemos para estimular la imaginación de los niños utilizando la voz.

Despierta su curiosidad

Los niños son como esponjas y les encanta aprender cosas nuevas, y si es de la mano de sus padres mucho mejor. Con la tecnología al alcance de nuestra mano es posible animarles a descubrir datos curiosos y fomentar su espíritu explorador.

Por ejemplo, los futuros astronautas podrán utilizar un altavoz inteligente Nest y preguntar “Ok Google, ¿a qué distancia está la luna?”, para saber la cifra exacta. Y si lo que les apasiona son los animales, pueden decir “Ok Google, ¿qué sonido hace un léon?” para que el asistente les lleve hasta la mismísima sabana y escuchar de primera mano cómo es un rugido de verdad.

Una rutina más divertida

Muchas veces no podemos prestar el tiempo suficiente a los niños ya que tenemos cosas que hacer como la comida o la cena, pero ¿por qué no convertirlo en un juego? Podemos pedir a los niños que nos ayuden a preparar un plato o un postre. La tecnología puede ayudarnos a seguir juntos las recetas paso a paso, simplemente con nuestra voz, como con la pantalla inteligente Google Nest Hub, ¡a prueba de manchas de comida!

Si hemos terminado los deberes y queremos pasar un rato divertido juntos, podemos aprovechar la creatividad del Asistente para que nos proponga una lista de juegos para entretenernos en familia con solo un “Ok Google, vamos a jugar a un juego”. Pero si lo que realmente nos apetece es troncharnos de risa podemos pedirle al Asistente que nos cuente un chiste.

Ayúdales a desconectar

Aunque es fundamental dejarles cierta independencia, es importante garantizar que nuestros hijos utilizan la tecnología de un modo adecuado. Para eso contamos con Family Link, una aplicación que además de ayudarnos a monitorizar el uso de dispositivos Android, puede deshabilitar algunas funciones del Asistente como la reproducción de vídeos o música, para que los niños interactúen de forma segura.

Todos necesitamos un respiro y si es para disfrutar estando en familia mucho mejor. Si ya hemos terminado la sesión de juego, podemos activar el Modo Descanso para desconectar de la tecnología durante la cena, a la hora de acostarnos o en las ocasiones especiales... ¡hay que aprovechar cada minuto que pasemos todos reunidos!

Artículo ofrecido por Virginia Wassmann, Google España

Continúa leyendo