¡Diversión asegurada!

Pump track: qué son y por qué se han puesto de moda para que patinen tus hijos

Pequeños y mayores se lo pasan en grande en estos circuitos urbanos que han proliferado muchísimo en el último lustro en España, donde ya hay alrededor de 100 activos.

Si eres activo en redes sociales o seres habitual a las tertulias con otros padres después del cole es posible que haya llegado a tus ojos y oídos un concepto de ocio urbano del que antes no habías tenido noticias: el pump track

Si no tienes ni idea de lo que te hablamos, no te sientas extraño porque no eres el único que desconoce lo que es. En ambos casos, te invitamos a seguir leyendo para saber acerca de esta divertidísima alternativa de ocio para todas las personas, mayores y pequeños, a las que les guste montar en bici, skate o patinete

A simple vista, un pump track tiene una estética muy reconocible. Tan solo se parece un poco en la idea a los skate park, pero no son lo mismo. En este caso, estamos hablando de un circuito apto para skates, bicis e incluso patinetes en el caso de los infantiles en el que se suceden las curvas, las bajadas y las subidas. En algunos casos, también los saltos, aunque no son su atractivo principal.

Gracias a la importancia de los peraltes, se adquiere cierta velocidad -muchas si hablamos de un experto-, pero es importante dominar la técnica del pumping, propia de las carreras de BMX, que aprovecha inercias de brazos y piernas para avanzar. Por supuesto, en el caso de los niños basta con que se lo pasen en grande y se diviertan a bordo de sus bicis y patinetes.

El por qué de su éxito

Aunque en España el boom de los pump track tuvo lugar durante la década recién concluida -desde 2016 han abierto la mitad, aproximadamente, del centenar de circuitos que hay en España-, ya existían estos circuitos hace varias décadas. El BMX es su origen, allá por los 70 y los 80, y en los dosmil se pusieron de moda en lugares como Australia antes de dar el salto a Europa. 

La clave del éxito de los pump track es que se pueden construir en entornos urbanos -no en vano, Madrid abrió recientemente uno infantil en pleno barrio de Chamberí, en los jardines José Luis Sampedro, apto para peques de 3 a 6 años y de 6 a 12- y son muy versátiles en lo que a la edad se refiere, ya que pueden ser utilizados por personas de prácticamente todas las edades. 

A esto se suma el auge del patinete y de la bici como medios de transporte urbanos y como alternativas de ocio en los niños, y también el efecto llamada del que hacíamos referencia anteriormente, que sobre todo se ha notado desde el 2017. El resultado es que actualmente es relativamente fácil encontrar un circuito pump track cerca de casa, sobre todo en el entorno de ciudades grandes. 

¿Dónde y quién puede usarlos?

Estos pueden ser de asfalto, los más habituales, pero también se construyen en tierra, utilizados sobre todo para bicis de montaña, o modulares, que se pueden instalar y desmontar con facilidad, por lo que son ideales para ferias o eventos similares, con una duración limitada en el tiempo. 

En lo que respecta a la edad, también los hay diseñados exclusivamente para niños, como el ejemplo del circuito en Chamberí, o para todos los públicos. Cada pump track tiene un diseño distinto y, por ende, unas normas y unas recomendaciones de uso. Por eso, conviene informarse antes de ir en busca de un circuito determinado con niños por si no fuera posible que hicieran uso de él. 

Continúa leyendo