Cómo puede afectar a los niños

¿Qué es la hiperpaternidad y qué consecuencias tiene?

¿Tienes hijos y lo único que haces es estar pendiente de que no tengan ningún problema? ¿Quieres que continuamente sean perfectos y cumplan con todas sus actividades? Puede que solo quieras lo mejor para ellos, pero hacerlo de una forma excesiva puede acarrear efectos negativos a largo plazo.

madre e hijo
Fuente: iStock

Si tienes hijos seguramente quieras lo mejor para ellos, por eso siempre piensas en su bienestar. Lo malo llega cuando esta actitud se convierte en algo enfermizo para los padres, dando lugar a lo que los especialistas catalogan como “hiperpaternidad”. Veamos en qué consiste y cuáles son las consecuencias para los niños.

 

El concepto de “hiperpaternidad” hace referencia a un modelo de crianza que tiene como base supervisar excesivamente a los hijos. Esa necesidad de estar “encima de los niños” está muy relacionada con las expectativas que crean los padres con sus pequeños, ya que estos deben ser buenos en cualquier actividad y a veces se convierten como en una especie de signo de “estatus”.  Por desgracia, se trata de un tipo de paternidad que cada vez se da en más familias del mundo.

Normalmente, los estándares que marcan los padres son muy altos, ya que los hijos deben cumplir con sus tareas de forma rigurosa: que si deporte, que si excelentes calificaciones, que si saber tocar instrumentos… Y para asegurarse de que los pequeños cumplen con todo lo que ellos esperan, les controlan y les prestan una atención excesiva.

Aquí encontramos dos clases de progenitores: los padres helicóptero, que basan su vida en estar continuamente alrededor de sus hijos y los padres apisonadora, que “allanan” la vida de sus pequeños para, en teoría, hacerla más fácil cuando la realidad es que así provocan el efecto contrario.

Características de los padres que siguen esta tendencia

  • Sobreprotegen a sus hijos e intentan que no pasen por ningún mal momento.
  • Piensan que sus niños nunca se equivocan y si estos tienen un mal comportamiento “echan la culpa” a los demás.
  • Les dan una atención exagerada y resuelven todos sus problemas.
  • Se encargan de que sus hijos estén siempre ocupados.
  • Además, al querer que los niños lleguen a cumplir con todas sus actividades y de que siempre tengan lo mejor, encargarse de esto de forma continua puede acabar generando mucho estrés para los padres. 

Consecuencias para los niños

Pese a que el objetivo de los padres es que sus hijos tengan una buena vida, sin problemas y adquieran multitud de habilidades, lo cierto es que precisamente, sobreprotegiéndoles consiguen la situación opuesta y pueden aparecer en ellos consecuencias como las siguientes: 

  • Los niños, criados bajo esta educación, viven una deficiencia en su desarrollo, lo que lleva de la mano que no tengan un buen aprendizaje, y a la larga esto puede afectar también a su felicidad.
  • Padecen miedos, inseguridad y multitud de preocupaciones derivados de esa atención exagerada por parte de sus padres.
  • No toleran la frustración y no saben enfrentarse a los problemas por sí mismos. Esto es algo totalmente negativo porque los niños deben aprender a que en la vida van a encontrarse multitud de obstáculos que deben superar. Por eso precisamente el mejor desarrollo lo obtendrán aprendiendo de sus errores.
  • Pueden convertirse en personas con elevados niveles de estrés y con conductas engreídas que tienen una concepción alterada de lo que piensan de sí mismas.
También te puede interesar:
foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo