Patrocinado

¿Qué ventajas tiene un servicio de carsharing para las familias?

¿Tienes hijos pero vives en las afueras? ¿Les llevas al cole pero no quieres coger tu coche? ¿Tienes vehículo propio pero ya no cumple las nuevas restricciones anti contaminación? Madrid cuenta con un nuevo servicio de carsharing pensado para facilitar la vida de las familias.

WIBLE

Los 500 coches que WiBLE –empresa participada al 50% por Repsol y Kia- tiene desplegados por Madrid tienen cinco plazas en su interior, cuentan con un maletero de 324 litros de capacidad, están equipados con un sistema de sujeción para sillas Isofix para que los usuarios puedan colocar su sillita o alzador, y disponen de una autonomía de más de 600 kilómetros gracias a su tecnología híbrida enchufable y de 58 kilómetros de alimentación eléctrica, siendo por tanto cero emisiones.

Entre las ventajas que ofrece un servicio de carsharing para las familias está el ahorro que supone no tener coche propio ni tener que preocuparse de los gastos que supone su mantenimiento, además de evitar el desembolso por tener una plaza de garaje o por estacionar en las zonas SER de Madrid.

WiBLE permite que sus usuarios paguen solo por el tiempo de uso de sus vehículos (0,24 euros el minuto). Además, su autonomía les permite plantearse coger un WiBLE para pasar una tarde en la sierra de Madrid, ir de compras a una gran superficie o disfrutar con familia o amigos sin preocuparse por el coste del minuto gracias a la tarifa de 3 euros la hora a partir de la segunda hora o de 50 euros todo un día.

El hecho de que los WiBLE se activen con un botón de Start/Stop, cuenten con un soporte para utilizar el Smartphone como navegador y con cargadores de teléfono móvil son otras de las ventajas que estos automóviles tienen para las familias.

Familias que también buscan en su desplazamiento la seguridad y la comodidad. Dos características que cumplen los coches de WiBLE. En cuanto a la seguridad, toda la flota de la marca cuenta con cinco estrellas Euro Ncap, lo que significa que ha superado las pruebas más exigentes en seguridad y protección para adultos, menores de edad y peatones, asistencia a la conducción y un sistema de frenada de emergencia con detección de peatones y posible colisión.

Respecto a la comodidad, WiBLE tiene una distancia de 2,7 metros entre sus ejes, lo que hace que tanto las plazas delanteras como las traseras sean muy espaciosas.

Además de poner su flota a disposición de las familias que viven en Madrid –el primer mercado de la compañía a nivel mundial- WiBLE también es una solución para las familias que viven fuera de la capital, convirtiéndose así en el primer actor en el sector del carsharing cero emisiones en dar cobertura a la periferia madrileña.

Tres bases fuera de la M-30

La marca cuenta con bases fuera de la M-30 para las familias que viven en las afueras como en Pozuelo, Alcobendas o Getafe y pueden necesitar un coche de WiBLE para por ejemplo llevar a sus hijos al colegio y luego ir a trabajar, o para aquellos que no pueden acceder a Madrid con sus vehículos particulares por no estar adaptados a las nuevas restricciones de los protocolos anticontaminación de la ciudad.

En concreto, WiBLE dispone de tres bases en las inmediaciones de la capital. Una de ellas está en el número 5 de la calle Quintanapalla, en la zona de oficinas de Las Tablas, donde la marca cuenta con cargadores para que sus coches estén siempre cargados. En este emplazamiento los usuarios pueden dejar sus coches, motos o bicis privados y coger un WiBLE.

Lo mismo sucede en la base que la marca tiene en la calle Laguna del Marquesado, 37, en Villaverde, con salida directa a la Avenida de Andalucía, a la M-45 y a la autovía de Toledo, dando así acceso a WiBLE a las familias que viven en zonas como Getafe o Puente de Vallecas.

La tercera base de la firma está ubicada en la estación de servicio Repsol de la calle Manuel de Falla de Pozuelo, donde cuenta con cinco plazas. Además toda la manzana es zona WiBLE y no SER (no cuesta aparcar), por lo que si las plazas de la estación de servicio están ocupadas el usuario puede dejar el coche que haya usado alrededor. Esta base se encuentra en una zona residencial con salida directa a la M-40, a tan solo 15 kilómetros de Plaza de Castilla y a 9 kilómetros de Moncloa, una de las entradas a Madrid.

Acuerdo con parking

wible.carga

Para ayudar a economizar el tiempo de los usuarios, WiBLE tiene como objetivo ofrecer antes del fin de este año una red de 15 parkings que contarán con plazas reservadas para sus coches. Algo que sucede, por ejemplo, con el parking de la Glorieta de Bilbao. Actualmente, los usuarios de WiBLE ya pueden consultar todos los parkings con plazas WiBLE en la app de la marca. Todos ellos están identificados con la letra P.

CONTINÚA LEYENDO