Correr con el carrito del bebé

Running con el bebé: todo lo que debes saber

3 minutos

La práctica de correr empujando el carrito del bebé está muy extendida. Hay algunos consejos muy básicos que debes saber para hacer de esta carrera algo sano, tanto para ti como para el pequeño.

También te puede interesar: Correr detrás de sus hijos. El secreto de la figura de Kate Middleton
Running con el bebé

Una de las últimas modas en países como Estados Unidos es correr empujando el carrito de tu bebé. Por supuesto, tiene beneficios para ambas partes: por un lado, si desde bien pequeño inculcas a tu hijo hábitos saludables como hacer deporte, en un futuro lo tendrá grabado en la cabeza y no será nada perezoso para comenzar por su cuenta. Por otro lado, para las mamás es un punto muy a favor; después de dar a luz, todas deseamos volver a ponernos en forma tan pronto como sea posible. Esta es una forma genial de hacerlo ya que no tendrás que dejar al bebé en casa. A parte de fortalecer todo el tronco inferior, los brazos y la espalda también están involucrados en el ejercicio, por lo que será un ejercicio súper completo.

Eso sí, hay que tener en cuenta ciertos consejos que serán de vital importancia antes de lanzarnos a la carrera con el carrito.

En primer lugar, conviene saber que los bebés recién nacidos necesitan mucha tranquilidad. No conviene comenzar el paseo hasta que han cumplido, mínimo, los seis meses. Además, si quien va a empujarlo es la mamá, también necesitará un tiempo de recuperación después del parto y antes de comenzar de nuevo su puesta en forma.

Ten en cuenta que ya no vas solo. Tienes que pensar por ti y por el niño. Por ello, lleva agua para los dos y algún juguete para que se entretenga. Intenta también hacerle ver que lo que está viviendo es algo mágico, que va por un paisaje a buscar al dragón,… todo valdrá para desarrollar su imaginación y evitar el aburrimiento y el llanto.

Además, debes tener en cuenta que no cualquier carrito vale para hacer running con el bebé. Debes comprar uno específico con varias características que permiten, tanto a ti como al pequeño, la actividad muy cómoda.

Para saber elegirlo bien conviene saber ciertos consejos que harán la búsqueda menos costosa. Lo más importante a la hora de la elección son las ruedas: los carritos aptos para correr solamente tienen tres: dos traseras y una frontal. Las dos traseras, son considerablemente más grandes que las de los carros de paseo normales porque están adaptadas a todas las irregularidades del terreno.

Por otra parte, la separación entre las dos traseras es mayor que en la de los carros de paseo normales: sirve para tener más estabilidad a la hora de correr con él.

La rueda delantera, por su parte, es igual de gruesa que las traseras y tiene la posibilidad de bloqueo. ¿Para qué sirve esto? Si decides que el carrito de correr también va a ser tu carrito de paseo, conviene bloquear la rueda delantera durante la carrera con el fin de que el carro no tenga desestabilidad.

Por supuesto, debes elegir un carrito que permita regular la altura del manillar. Así podrás ajustar bien la postura de los brazos. Aconsejamos correr con el manillar cerca de ti con el fin de no sobrecargar las lumbares.

Aunque seas corredor profesional, si acabas de ser mamá, conviene comenzar por el principio. No te pegues grandes carreras los primeros días. Mejor comienza con trote suave y aumenta la velocidad y la intensidad según veas tus posibilidades pero, por encima de todo, no te sobre esfuerces.

Etiquetas: bebé, carrito, deporte, mamá, papá

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS