Stranger things, ¿A qué edad pueden verla los niños?

Tres años después, vuelve la serie que causa furor entre los adolescentes. Te contamos cuál es su edad recomendada.

Se ha hecho esperar casi 3 años, pero la cuarta temporada de Stranger Things ya está aquí. Desde el 4 de julio de 2019, el último verano antes de la pandemia, sus millones de fans en todo el mundo, muchos de ellos adolescentes, no disfrutaban de un capítulo nuevo. Netflix lanza este viernes 27 la primera tanda de la nueva entrega de una de sus producciones más rentables de su historia.

El pasado fin de semana, a modo de gancho, la plataforma de contenidos a la carta emitió 8 minutos enteros del primer episodio, que se sitúa en 1979, y confirmó que dividirá la cuarta temporada en dos bloques. El segundo se estrenará el 1 de julio. 

Es posible que tus hijos e hijas no hayan visto hasta la fecha Stanger Things y que con la vuelta a la primera plana de la serie ahora que se acerca el estreno de sus nuevos capítulos te estén pidiendo hacerlo. No en vano, han pasado 3 años desde la temporada anterior y eso son muchos meses. Tanto que los que eran niños entonces de 11 años pueden ser ya adolescentes de 14.

Si te estás preguntando si dejarles ponerse al día con la serie para que disfruten de la nueva temporada y puedan comentarlo con sus amigos y amigas del instituto, lo primero que debes tener en cuenta es su edad recomendada. Esta, para su primera temporada y, por ende, para toda la serie, es de 14 años precisamente, por lo que de esta edad en adelante no deberías tener muchas dudas al respecto. Los especialistas, que miran con lupa estas clasificaciones, y más hoy en día, estiman que es apta a partir de estos años. 

Por si te siguen quedando dudas o porque tus hijos e hijas no llegan por poco a los 14 años, has de saber que es una serie muy atractiva para niños de entre 10 y 14 años por su dinámica y sus protagonistas. Las aventuras paranormales se suceden en un contexto real, un pueblo norteamericano en los años 70, y quienes las viven en primera persona son un grupo de niños como ellos, ahora ya adolescentes que rondan la mayoría de edad —Millie Bobby Brown, la gran estrella de la ficción de Netflix, donde interpreta a ‘Eleven’ (Once en la versión en castellano), tiene 17 años en este momento—. 

Ideal para adolescentes

Es cierto que, sin abusar de ella, la violencia forma parte de la trama, y también son protagonistas el suspense y sus consecuentes sustos en pantalla. Los menores que tengan un sueño más ligero y tengan a menudo pesadillas con lo que ven o experimentan podrían verse afectados por algunas criaturas de ficción que aparecen en las tres temporadas de Stranger Things.

A cambio, cuenta con enormes dosis de humor en clave adolescente y no es una serie que tenga escenas de sexo muy explícitas ni tampoco a menudo. El lenguaje, en general, es correcto, pero al ser considerada no apta para verla en solitario por personas menores de 14 años se advierte de que puede contener también lenguaje explícito en algunas escenas. Esto es inevitable en una pandilla de niños y adolescentes, donde es habitual que se utilicen determinados términos vulgares y coloquiales. 

El hecho de que también haya referencias al tabaco y al alcohol son otros de los motivos por los que en Estados Unidos está catalogada como para adolescentes de 14 años en adelante y personas adultas. Se puede ver antes, pero teniendo en cuenta la personalidad (su grado de sensibilidad, su relación con criaturas tipo monstruos, etcétera) y los gustos del niño. 

Una buena referencia para tener en cuenta su dinámica, ritmo, lenguaje y contenido —salvando las distancias en cuestiones como el sexo o la violencia, por ejemplo— es la película Los Goonies, que es apta para todos los públicos y no por ello es indicada para todos los niños y niñas. Pero si tenéis dudas sobre Stranger Things, nada como ver primero vosotros alguno de sus primeros episodios para tomar la decisión final al respecto. 

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo