Entrevistamos a Tania Llasera

Tania Llasera: "A tu hijo lo conoces tú mejor que nadie, solo confía en tu instinto de madre"

Tania Llasera triunfa en la tele como presentadora y ejerce la maternidad de sus dos pequeños con mucho amor, ¡pero sin agobios!

¿Cómo te gusta alimentar a tus hijos?

La alimentación casera es importante para mí y mi familia, pero los papás de hoy necesitamos soluciones prácticas. A veces es necesario un ‘aquí te pillo, aquí te mato’, y un tarrito preparado es un aliado útil y sano. ¡Es fantástico que actualmente existan opciones bio! Soy consumidora habitual de productos bio desde hace tiempo y agradezco que supermercados Lidl tenga la marca Lupilu de potitos y papillas bio para nuestros peques.

¿Tuviste que probar muchas marcas de potitos hasta dar con el que le gustaba a tu hijo?

Mi hijo Pepe no quería más que la papilla del tarrito, no quería nada que le hiciera en casa por más amor que le pusiera. Y al fi nal es más fácil para mí, mis hijos comen bien y está todo proporcionado y hecho por nutricionistas.
Y no soy peor madre por no hacerlo todo casero.

 

Estás educando a tus hijos en el bilingüismo. ¿Cómo está siendo la experiencia?

Al final me estoy apoyando más en el español porque es el idioma que hablo con mi pareja en casa y es el que entiende Pepe, el mayor. Aunque también le hablo en inglés, le canto en inglés y lo entiende. Estoy hablando 80 % español y 20 % inglés. Pepe habla desde hace ya un año, ¡y no para! Es como una señorita.

¿Cuál ha sido el consejo que te dieron que más has agradecido siendo madre?

Uno de mi madre. Me dijo: “a tu hijo lo conoces tú mejor que nadie, solo confía en tu instinto de madre porque es el que te va a sacar adelante”. Lo sigo a rajatabla.

¿Y algún comentario que te ponga nerviosa?

Tengo muchas críticas en las redes sociales porque “soy mala madre”. Algunos comentarios me afectan, pero no hay nada en particular que me ponga nerviosa.

Con quién tienes más paciencia, ¿con tus hijos o con los comentarios de las redes sociales?

Claramente con las redes sociales, porque necesito respirar más. Con mis hijos hay mucho más amor y te sale más natural. Si las redes fueran cara a cara sería diferente. Intento seguir lo que me decía mi abuela “queda por encima” si te insultan no insultes. Siempre con buen humor, nunca te bajes a su nivel”. La naturalidad es lo que me caracteriza. Si hay algo que he aprendido de la televisión es que no puedes caer bien a todo el mundo. Puedo caer muy mal a mucha gente, pero también caigo muy bien a muchos otros. Me quedo con lo bueno y lo malo intento tomármelo con una pizca de sal.

A veces subes a las redes platos hechos con sobras que tienes, ¿te gusta cocinar?

Me encanta cocinar porque lo concibo como mi madre y mi familia, como una manera de dar amor. Cuando tengo tiempo me gusta ser inventiva. No he seguido una receta en mi vida al cien por cien. Siempre le pongo mi toque personal añadiendo ingredientes.

¿Cómo podemos solucionar el que a un presentador no se le exija una determinada presencia física en la televisión y a una presentadora sí?

La televisión es un reflejo de la sociedad. Muchas veces cuando te dedicas a vivir de tu imagen existe mucha gente que piensa que solo eso es lo que importa. Y yo estoy convencida de que no. Lo importante es la voz y que comuniques, que llegues a la gente. No que seas 90-60-90. Y yo soy mucho más que mi imagen. De hecho, para mí mi imagen es secundaria. Yo aprendo todos los días, soy una mujer cojonuda, soy una madre estupenda. 
Es un poco lo que hay, aunque es verdad que las cosas ahora están un poco mejor, pero queda mucho por hacer y para eso estamos aquí, para trabajar.

¿Tratas de inculcarle a tus hijos los valores de la igualdad y el feminismo?

Por supuesto, desde el principio. Mi hijo ha tenido su recogedor, su escoba... Y eso que solo lo vendían en color rosa, ¡qué sexismo! Mi hijo tiene su cocinita de juguete y le encanta jugar con ella. Tengo un niño y una niña y a ambos les exigiré por igual. Puede incluso que le pida más al niño con las tareas del hogar. Somos la generación del futuro, está clarísimo.

Continúa leyendo