Vuelta al cole

Trucos eficaces para forrar los libros de texto

Llega septiembre y es el momento de poner a punto el material escolar y de, en muchos casos, forrar también los libros de texto. Te damos consejos para hacerlo correctamente.

forrar libros
Foto Istock

Preparar el material escolar es cada vuelta al cole motivo de alegría e ilusión para muchos niños, aunque a veces también se convierte en algo tedioso, sobre todo para los padres cuando se trata de forrar los libros de texto. Las dichosas burbujas, el celo que se despega, los sobrantes cortados de aquella manera…Hay muchas formas de hacerlo y consejos más o menos efectivos, pero lo cierto es que existen trucos que pueden ser de gran utilidad para forrar los libros con resultados más satisfactorios. ¡Toma nota!

Con la ayuda de un calcetín

Has leído bien, un simple calcetín hecho una pelota, forro adhesivo y seguir los consejos de este tutorial que la bloguera Mimodemami compartió en su canal de YouTube hace unos años y que cada vuelta al cole acumula nuevas visitas.

La técnica es sencilla: primero colocamos el libro sobre el forro dejando dos dedos de margen en la parte superior e inferior y un margen de un dedo a los lados y se empieza a pegar el forro autoadhesivo desde el centro hacia las esquinas. Con una mano vamos a ir tirando del papel para ir poniendo el forro y con la otra, con la ayuda de un calcetín hecho pelota, vamos a ir presionando y alisando para evitar las burbujas desde el centro hacia los lados. Después cortamos las esquinas en diagonal y doblamos hacia dentro yendo también desde el centro hacia los extremos.

En este vídeo puedes ver el paso a paso:

Con una regla

El mismo procedimiento que hemos antes, se puede realizar con una regla. El forro debe ser autoadhesivo y la técnica es muy similar. Aquí puedes ver el paso a paso:

Si el forro no es autoadhesivo

Si el forro no es autoadhesivo, nos harán falta tijeras, regla y celo para poder ajustarlo a los libros. Hay que escoger una superficie lisa y sin objetos que puedan molestar, colocar el libro (puede ser abierto o cerrado) sobre el forro para tomar la medida, dejar unos 2-3 centímetros de margen que serán los que vayan pegados al interior de la portada y contraportada del libro. Hay que hacer unos cortes en las esquinas y en la parte del lomo del libro de manera que los bordes se puedan plegar hacia dentro y pegar con celo. Aquí puedes ver un vídeo ilustrativo.

Fundas para libros

Además del forro que hay que pegar con celo y el forro autoadhesivo también existen las fundas para libros que ya vienen con solapas y se adaptan a los libros. Solo hay que asegurarse de la medida del libro para escoger la funda adecuada. Después, se mete la portada del libro en la solapa de la funda indicada para ello y la contraportada en la parte de plástico correspondiente y… ¡listo! Estas fundas suelen venir con instrucciones para una correcta aplicación. Pueden comprarse en papelerías, grandes superficies o en Amazon, por ejemplo.

Motivos para forrar los libros de texto

Evidentemente, forrar los libros de texto no es algo obligatorio, sin embargo, sí es muy aconsejable, ya que es la forma de que los libros aguanten más tiempo y en mejor estado y que puedan tener una segunda vida, pudiendo ser heredados por hermanos, primos o amigos. El forro evita que los libros sufran daños, que los niños los pinten en las portadas o que se mojen, entre otras cosas.

foto firma

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo