S.O.S.

Trucos para quitar las manchas del sofá

Compartimos los consejos de los expertos para acabar con la suciedad general y manchas concretas tanto en los fabricados con tela como en los sofás de piel.

Las manchas en el sofá en las casas son el pan nuestro de cada día, pero si encima hay niños y niñas en casa entonces se convierten en parte del decorado del salón… salvo que sepas cómo quitarlas y entonces no tengas que tirar la toalla.

Para ser efectivos a la hora de limpiar el sofá es necesario, atendiendo a los consejos de los expertos, diferenciar entre sofás de tela y sofás de piel. Aunque en primer lugar conviene tener claro, en ambos casos, los productos prohibidos para esta tarea del hogar tan concreta. El equipo de Conforama especifica cuáles son: jabón de baño, toallitas de bebé, toallitas o líquido desmaquillante, limpiadores químicos, abrillantadores de muebles, aceites, detergente, barniz, agua de amoníaco y alcohol. Si se te ha pasado por la cabeza usarlos para limpiar el sofá, olvídate. Y si vas a usar quitamanchas, desde Conforama advierten que es mejor probarlo en una parte del sofá que no se vea para asegurarte antes de que no deja cerco.

Sofás de tela

Si el sofá es de tela, en el caso de que haya quedado el típico cerco alrededor de una mancha, la conocida en redes como ‘La ordenatriz’, recomienda usar una bayeta de microfibra nueva para absorber parte de la suciedad, limpiando siempre desde dentro hacia fuera del sofá. Desde Conforama recomiendan usar una esponja limpia y húmeda con jabón blanco para la ropa muy diluido en agua y hacer movimientos circulares al limpiar. 

'La ordenatriz', por su parte, aconseja utilizar lo que llama “fórmula mágica”, una mezcla cuya composición es la siguiente: medio litro de agua caliente (luego ya no será necesario que esté caliente), dos cucharadas pequeñas de jabón en escamas que sea natural con glicerina y 60 ml de amoniaco. “Las cantidades del jabón son importantes, porque queda gelatinosa una vez que se enfría, pero pasa bien por el pulverizador. Si queda espesa, tírala, y vuelve a empezar”, explica la experta en limpieza, que recomienda esta fórmula “para cosas que no se pueden lavar en lavadora. Por ejemplo, alfombras, zapatos, rieles, sofás...”. Una vez se aplique en el sofá hay que esperar a que seque bien y pasados unos días comprobar si hay que repetir el mismo proceso una vez más para que quede limpio del todo el sofá.

En el caso de no sean cercos de manca y sí manchas concretas lo que quieras limpiar, ‘La ordenatriz’ también explica cómo limpiar cada una de ellas: 

  • Pintura de uñas: laca de pelo y enseguida frotar con bayeta nueva humedecida con agua.
  • Maquillaje o pintalabios: agua micelar con bayeta nueva.
  • Rotulador o boli: “actuar cuanto antes”, incide, aplicando alcohol y frotando con una bayeta de microfibra nueva.
  • Pis: bicarbonato si está húmedo y si está seco recomienda añadir una gota de vinagre al bicarbonato.
  • Aceite o grasa: echar polvos de talco y dejar dos días. Luego cepillar bien y si persiste, darle con su fórmula mágica.
  • Chocolate: bicarbonato, agua oxigenada y después de 30 minutos, cepillar.
  • Sangre: agua oxigenada.
  • Tomate: bicarbonato, agua oxigenada y después de 30 minutos, cepillar.

Desde Conforama, además, recuerdan la importancia en el cepillado de utilizar un cepillo de cerdas blandas y frotar siempre con suavidad para que los tejidos del sofá no se desgasten antes de tiempo.

Sofás de piel

Según indica ‘La ordenatriz’, “los sofás de piel, piel reciclada o polipiel suelen repeler muy bien las manchas aunque poco a poco van cogiendo “patina” en las zonas de más uso”. Por este mismo motivo, el equipo de Conforama recomienda limpiarlo “cada 6 meses con un paño suave, una crema hidratante y un producto específico para sofás de piel”.

La experta, además, aconseja que esta limpieza general se haga primero un aspirado y luego la limpieza “con un pulverizador en el que hayamos mezclado medio litro de agua, una cucharada sopera de Fairy y unas gotas de aceite o esencia que nos guste”. Pasar una bayeta de microfibra seca nueva y frotar en las zonas más sucias es su recomendación para completar la limpieza general. 

Por otro lado, al igual que con los sofás de tela, la especialista en limpieza también apunta cómo acabar con manchas concretas en este tipo de sofás:

  • Pintura de uñas: laca de pelo y enseguida frotar con bayeta nueva humedecida con agua. Si no sale, ‘La ordenatriz’ aconseja poner matamoscas y retirar con un estropajo azul (suave) humedecido con Fairy y después pasar una bayeta de microfibra limpia.
  • Maquillaje o pintalabios: agua micelar con bayeta nueva.
  • Rotulador o boli: igual que la pintura de uñas.
  • Pis: retirar inmediatamente con bayeta nueva de microfibra humedecida con agua.
  • Aceite o grasa: echar polvos de talco y dejar dos días. Luego cepillar bien con cepilla de fibras suaves, “como los de limpiar los zapatos”. Y si persiste, usar su fórmula mágica.
  • Chocolate y café: bayeta de microfibra nueva humedecida con agua jabonosa.

Por último, para mantener la hidratación, comparte un último tip para aplicar una vez esté limpio el sofá: aplicar una capa fina de Nivea de la tapa azul extendiendo el producto con una bayeta de microfibra o con algodón.

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo