Videojuegos

Un padre triunfa en redes mostrando cómo crea videojuegos caseros con sus hijos

David Ferriz expone en un hilo de Twitter cómo lograr sacar de la pantalla videojuegos de toda índole junto a su familia

videojuego casero
Fuente: Canva

Aunque cada vez sean más los adultos que disfrutan de los videojuegos, es indiscutible que este pasatiempo está generalmente asociado a la infancia. Sin embargo, pese a que se ha demostrado que un buen uso de estos puede ayudar al desarrollo de múltiples habilidades, todavía existen muchos prejuicios relacionados con las repercusiones negativas que su uso puede provocar en los más pequeños, como una supuesta “apatía” o “estancamiento creativo”.  El especialista en videojuegos David Ferriz ha mostrado en Twitter cómo los videojuegos pueden ser una herramienta más que útil para incentivar la creatividad de los niños. Para ello ha puesto como ejemplo a sus propios hijos, quienes se ven inmersos en este sector dadas las profesiones de sus padres. 

“Los videojuegos alimentan la imaginación, incitan a leer, fomentan el compañerismo, desarrollan habilidades motoras, el conocimiento espacial... y lo hacen mientras el usuario se divierte. Creo que jugar es una de las mejores formas de aprender y cuando hablo de videojuegos, no me refiero únicamente a los videojuegos que se venden en las tiendas, también me refiero a los serious games, es decir, a videojuegos diseñados exclusivamente para enseñar o desarrollar habilidades“, explica Ferriz, quien ha trasladado junto a sus hijos el universo virtual de los videojuegos a versión analógica.

Creatividad en familia

Uno de los primeros ejemplos materializa el videojuego Zelda: Breath of the Wild, utilizando la narrativa para actividades tan divertidas como recrear las herramientas del juego para salir de excursión con ellas en búsqueda de enemigos con los que batirse o fruta que recolectar para elaborar potentes elixires.

Los videojuegos clásicos, como el mítico Buscaminas, Super Mario Bros, Mario Kart,  Prince of Persia…, también salen de las pantallas en casa de esta familia. "Mi experiencia como padre y diseñador de videojuegos me dice que los videojuegos pueden ser una herramienta muy potente para potenciar la creatividad en los niños. Pero no vale darle una consola y olvidarse, es necesario acompañarles y proponer actividades alternativas o complementarias", manifiesta el cofundador de Devilish Games y Spherical Pixel.

“Creo que los videojuegos, al igual que otros productos culturales como el cine, las series o la televisión nunca deberían ser la vía de entretenimiento o educación de los niños. Al igual que otros productos culturales, existen videojuegos diseñados para todo tipo de edades y finalidades. Existen videojuegos que son casi exclusivamente diversión, el equivalente a una película palomitera, y existen videojuegos que van más allá y fomentan el uso de la lógica para resolver puzzles, la perseverancia, el ritmo o incluso la historia.”, expone el especialista en videojuegos. “Existe mucho desconocimiento sobre el tema, sobre todo en la población más adulta y ese es uno de  los motivos de la demonización de los videojuegos: el miedo a algo que no conocen.”, concluye.

Desde su propia experiencia personal, Ferriz valora la influencia que tuvieron sus primeras videoconsolas en su desarrollo profesional: “Desde pequeño siempre me había gustado dibujar y cuando mis padres me compraron la primera videoconsola y mi primer ordenador para mí se abrió un nuevo mundo. Pasaba horas y horas dibujando mis propios videojuegos en papel hasta que con 16 años comencé a crear mis primeros videojuegos amateur. Evidentemente, si no hubiese jugado a videojuegos de pequeño, actualmente no me dedicaría a crearlos. Creo que como yo, mucha gente que se dedica profesiones creativas como la ilustración, escritura, animación, música, diseño o programación lo hicieron motivados en parte por los videojuegos. No tengo ni idea de qué repercusiones tendrán los videojuegos en los niños de hoy, pero tengo la esperanza de que les ayuden a desarrollar la creatividad como ya lo hicieron con anteriores generaciones.

Laura Mora

Laura Mora

Continúa leyendo