Recomendaciones prácticas

¡Vacaciones con los abuelos! ¿Qué tener en cuenta?

Según datos del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, un 36% de los abuelos españoles cuida a diario a sus nietos y un 17% más lo hace durante las vacaciones.

vacaciones

Para unas felices vacaciones con los abuelos todos deben tener en cuenta que es muy importante la flexibilidad. Nunca hay que perder de vista que el niño está de vacaciones y que el ritmo y las reglas que se aplican durante el año deben relajarse. Los abuelos tienen la ventaja de poder recibir el amor de sus nietos sin tener los deberes paternales, algo que como padres debemos recordar. Su labor no es educarles.

En este sentido, el diálogo con los abuelos es fundamental para indicarles unas cuantas pautas que eviten que el niño
se desmadre, pero dándoles libertad.  Es recomendable organizar con el niño las jornadas que va a pasar con los abuelos: darles un libro para leer, un cuaderno y pinturas para dibujar, un puzle... Así los abuelos no tendrán que romperse la cabeza pensando en cómo mantener distraído al niño en todo momento y dispondrán de algo de tiempo libre para seguir con sus obligaciones habituales.

Exponer vuestro límites, sin imposiciones

Para que todo vaya bien, exponedles claramente qué límites queréis que respeten, pero habladles con mucho cariño, evitando ser impositivos. Explicadles el ritmo habitual de sueño y comidas del pequeño, así como las costumbres diarias que creéis importantes (siesta, higiene...), las cosas que le permitís hacer y las que no (ver la televisión, por ejemplo).

Además, si la casa de los abuelos está en una localidad distinta, una buena idea es suscitar al niño interés por esa población, contándole historias y anécdotas e, incluso, rodeándolas de un halo de aventura, para hacerle más atractiva la perspectiva de pasar un tiempo fuera de su entorno habitual y animarle a sacar todo el partido a la experiencia.

Que el niño se quede con los abuelos no implica que estos tengan que 'esclavizarse', sobre todo si el niño ya no es un bebé. Como aconseja la psicóloga Laura García Agustín, hay que conseguir programar las jornadas de tal forma que los abuelos no se saturen y los niños estén entretenidos (ver ¿qué hacemos con los niños?), «y en este sentido, los talleres, campamentos urbanos, ludotecas, actividades para niños organizadas por asociaciones y centros culturales y otras iniciativas por el estilo suponen un  excelente recurso».

Os recomendamos la lectura del artículo 'Unos días en casa de los abuelos'.

 

Etiquetas: familia

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS