Viajar en familia

Vacaciones con niños: 9 razones para probar el intercambio de casas

Cuando viajas con niños, buscar un alojamiento que se adapte a las necesidades de tu familia es fundamental. ¿Has pensado en intercambiar tu casa? Carlos y Ana, papás de dos niños, llevan ocho años haciéndolo y nos cuentan su experiencia.

Vacaciones con niños: 9 razones para probar el intercambio de casas

Somos una pareja de Barcelona, nos llamamos Carlos y Ana. Desde que empezamos nuestra vida en común nos encanta viajar, hace 8 años que comenzamos a intercambiar nuestra casa como forma para buscar alojamiento en nuestros viajes. Nuestro primer intercambio fueron tres meses fantásticos en Nueva York en 2005. Ahora tenemos dos niños y seguimos intercambiando varias veces al año con familias de todo el mundo, ya hemos realizado 18 intercambios y todas han sido experiencias fantásticas.

 

Aquí van nuestras razones para intercambiar casa, esperamos que os decidan a probarlo:

 

1.- Permite mantener los ritmos familiares.

Cada familia tiene sus ritmos y sus rutinas, a veces sacar a los más pequeños de esa rutina les descoloca y todo empieza a ir al revés. Estar en una casa permite mantener todas las comodidades y además convivir en un entorno nuevo y estimulante para los niños.

 

2.- Podéis viajar más tiempo.

Cuando el coste del alojamiento ya no es obstáculo puedes plantearte viajar más tiempo. Nosotros solemos viajar un mes completo en verano, nos permite desconectar más y conocer a fondo el lugar en el que estamos durante nuestras vacaciones, ya sea Estocolmo, París, Roma o... Nueva York.

 

3.- Un hogar con juguetes y todas las comodidades a tu disposición.

El intercambio es muy popular entre familias de muchos países, así que es bastante fácil encontrar una familia con niños. Eso te asegurará que en la casa hay todas las comodidades para tus pequeños: juguetes, bicicletas y hasta un trampolín en el jardín.

 

Nuestros dos pequeños suelen venir encantados de encontrar un montón de juguetes nuevos y en lo países del norte las casas están muy bien preparadas para el ocio de los niños ya que tienen inviernos muy duros. El tema del trampolín no es una exageración, ya hemos podido disfrutar de uno dos veces en Suecia y Dinamarca. Varias veces nos han prestado también un coche y eso que nosotros no tenemos uno para prestarles a ellos.

 

4.- No importa si tu piso es grande o pequeño, si es de alquiler o propiedad.

Vivimos en un destino turístico internacional llamado España y eso es un punto a nuestro favor. Familias de todo el mundo quieren venir a visitar nuestro bonito país. Muchas familias nos han contado que son reticentes a intercambiar porque viven de propiedad pero la verdad es que dejar el piso a un amigo no está regulado en ningún contrato de alquiler así que puedes hacerlo libremente. Nosotros hemos recibido propuestas de Miami, Hawai, Tailandia o Japón y aunque aún nos da pereza coger vuelos intercontinentales esperamos poder aceptarlas pronto.

 

5.- Puedes probar un entorno diferente.

Nosotros vivimos en una gran ciudad como es Barcelona y cada verano preferimos ir a un entorno rural y probar como es vivir allí. Este verano nos vamos un mes a una casa cerca de un fiordo en Dinamarca. Tendremos que cuidar a dos caballos, nos encanta que nuestros hijos puedan tener esas experiencias tan diferentes. Puedes ser urbanita durante 11 meses y vivir en el bosque el mes restante.

 

6.- Enséñales a compartir.

Es una forma simple de enseñarles la importancia de compartir. Explícales que otra familia os va a dejar su casa y otros niños sus juguetes para jugar. Y que deberán hacer lo mismo. Es asombroso lo rápido que lo entienden y lo ven como algo natural.

 

7.- Es una forma de turismo sostenible.

Se reutilizan recursos ¿por qué cerrar tu casa si no vas a utilizarla? Es más, es la forma más tradicional de viajar y se utilizaba mucho antes que existiera la industrial hotelera. Siempre se ha viajado a casa de amigos y familiares.

 

8.- Vivir en un barrio de verdad.

Al intercambiar te alojas en un barrio normal y no en la zona turística de los hoteles. Eso puede ayudar a tener una visión más realista de los lugares que visitamos.

 

9.- Es fácil.

Basta darse de alta en una comunidad como la nuestra, happyhamlet.com, rellenar el perfil y contactar otras familias. Una vez localizada unos cuantos correos intercambiando información te hará perder el miedo a dar el paso.

 

Etiquetas: planes con niños, tiempo libre, vacaciones, verano

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS