Ocio en casa

Ventajas de tener una terraza grande si tienes niños

Son muchas las familias que echaron de menos un espacio exterior amplio en sus hogares durante la cuarentena, pero una terraza grande es una gran ventaja con niños siempre, ya que las ventajas suman mucho más que los inconvenientes.

Terraza (Foto: Pexels)
Terraza (Foto: Pexels)

Durante la cuarentena hay un espacio de la vivienda que todo aquel que no disponía de él en casa echó mucho de menos: el patio, jardín, balcón o terraza. Cualquier zona de la casa, por pequeña que fuera, donde pudiera recibir el aire y la luz del sol, y donde pudieran hacerlo los más perjudicados por el encierro de más de dos meses, los niños.

En cambio, aquellos que disponen de una terraza grande -no ya de un jardín o un patio-, han descubierto las ventajas de vivir en una casa así con niños. Otros muchos se han mudado o piensan hacerlo aunque tengan que renunciar a unos metros dentro de la vivienda elegida siempre y cuando los ganen en la terraza. 

Y es normal, porque ventajas, hay muchas. Incluso cuando ya por fin podemos salir a la calle con cierta normalidad. La primera de ellas, la luz natural que recibe el interior de la casa. Eso garantiza, entre otras cosas, que la vivienda sea más confortable, y los niños lo agradecerán. También los padres, que ahorrarán en calefacción y que disfrutarán de una casa más bonita, donde la luz natural se cuela a aquellas estancias que den hacia la terraza. Si es la habitación de los niños, mejor, ya que además de la luz, la terraza sirve también como barrera del ruido exterior. 

Más espacio de diversión

La segunda ventaja es obvia: el espacio exterior del que dispone dicha casa. Los niños pueden alternar su cuarto de juegos con la terraza, y en ella podéis estar todos en familia. O bien disfrutando de actividades conjuntas, ya sea de juegos de mesa, juegos activos o incluso de las comidas si la orientación es buena, o también podréis estar, por ejemplo, dedicando tiempo a la lectura. Todos, cada uno con su libro, o mientras los peques juegan de forma autónoma.

Una tercera ventaja decisiva son las posibilidades que una terraza grande ofrece a una familia con niños en lo que respecta a las celebraciones de las fechas importantes. No en tiempos de COVID-19 porque están prohibidos, pero sí en cuanto la pandemia queda atrás. No hay que preocuparse de buscar y alquilar un local comunitario, ni siquiera de mover todo el salón para que quepan los puestos necesarios para una comida. Todo en la terraza, que además, si son grandes, tienen en muchos casos acceso directo desde la cocina. Esto con niños es una ventaja extra porque en los cumples las mesas duran bonitas y limpias hasta el momento en el que empiezan a comer. 

Posibilidades de reencontrarte con la naturaleza

La cuarta y última gran ventaja es a nivel emocional y psicológico. Una terraza grande es una alternativa excelente para cambiar el tercio a un niño que está torcido, y también lo es para un adulto cuando necesita un momento de respiro y no puede salir de casa por el motivo que sea. De repente, podéis cambiar “el plan” sin tener que mirar de puertas para afuera porque tenéis la solución en casa: trasladas las operaciones a la estancia exterior y recargar la batería mental con luz y aire exterior

Hay una quinta ventaja a modo de extra que tiene que ver con la naturaleza. En una terraza grande podéis reservar un pequeño espacio para cultivar algunas plantas y pequeños arbustos. Esto es una oportunidad magnífica para que sean los niños los que aprendan a hacerse cargo de los cuidados y del seguimiento de aquellas especies que cultivéis. Y si añadís alguna que dé un fruto o una hierba que se pueda comer, será una gran forma de enseñarles el ciclo completo a los peques. 

Cuidado con su seguridad

Sin embargo, las terrazas no tienen solo ventajas con niños. Es verdad que son pocos los inconvenientes y que tienen solución, pero hay que tenerlos en cuenta. Especialmente los que tienen que ver con la seguridad, ya que es fundamental asegurar muy bien el acceso a la terraza para que los niños no accedan con libertad, o bien cerrarla con alguna solución que no sea definitiva, como las láminas de cristal que se han puesto de moda estos días -son una solución costosa-. 

Este de la seguridad y el de la limpieza, ya que hay más espacio para limpiar, y salvo que esté cerrada la terraza, suele acumular mucha suciedad al dar a la calle, son los dos “peros” más importantes de disponer de un espacio abierto grande en el hogar. Con niños, siempre y cuando tengáis en cuenta la seguridad, merece mucho la pena.  

Vídeo de la semana

Continúa leyendo