Parques acuáticos

Los mejores parques acuáticos de España para ir con niños

El agua en verano se convierte en la principal diversión de pequeños y mayores. ¿Cuáles son los mejores parques acuáticos que tenemos en España adaptados a niños?

El verano tiene una gran protagonista: el agua. Disfrutar de ella en un parque acuático puede ser un plan perfecto con niños para hacer frente a las altas temperaturas.

Con la llegada del verano y del calor lo único que nos apetece a todos es irnos de vacaciones. Hacerlo con niños puede traer doble diversión: nosotros nos relajamos y disfrutamos viendo como se lo pasan en grande. Aunque el turismo rural puede ser un gran plan para desconectar, los destinos preferidos siguen siendo aquellos donde el agua es el protagonista (sea en forma de mar o en forma de río).

Para poder planificarlas es imprescindible elegir un destino en el que ellos también puedan divertirse a lo grande. Para ello, los viajes organizados pueden ser muy buena opción, ya que solamente tendremos que preocuparnos de la maleta.

A la hora de viajar con niños debemos tener en cuenta que la improvisación nos pueden jugar una mala pasada. Por ello, conviene atar bien todos los cabos y tener en cuenta aspectos como el entretenimiento de los más pequeños: cuestión básica durante el viaje (sobre todo si es largo). Para ello es preciso conocer algunos juegos especialmente pensados para el coche o los juguetes con los que se pueden entretener en el camino.

Durante los meses de calor el agua es el protagonista en la vida de pequeños y mayores. Los niños disfrutan como locos en el medio acuático, ya sea en piscinas, ríos, playa o parques acuáticos. Las atracciones con agua pueden ser un plan genial para pasar un día redondo, eso sí, con todos los cuidados que debe llevar estar en un tipo de medio como este junto a los pequeños.

En el agua, el niño puede experimentar sensaciones y reacciones nuevas y, además, puede mejorar la sociabilización del niño al interactuar con otros pequeños. 

Llevarle a un parque acuático puede ser una idea genial. Para disfrutar sin peligros hay algunas medidas de prevención a tener en cuenta, a parte de las escritas en las normas del recinto. Entre ellas, evitar la exposición directa al sol y, si fuera inevitable, hacerlo siempre con la máxima protección solar. Además, tendréis que tener claro que, aunque estéis entre agua todo el día, es tarea muy importante manteneros hidratados. Además, solo se permite el baño en zonas habilitadas.

Continúa viendo nuestras galerías