Con los niños al museo

¿Por qué merece (mucho) la pena ir al museo con tus hijos?

Básicamente porque mientras se divierten, aprenden. Hay que preparar un poco la visita, pero te contamos cómo hacerlo para que queráis repetir.

Gardner (1999): “La creatividad no es una especie de fluido que pueda manar en cualquier dirección. La vida de la mente se divide en diferentes regiones, que yo denomino ‘inteligencias’, como la matemática, el lenguaje o la música. Y en una determinada persona puede ser muy original e inventiva, incluso imaginativa, en una de esas áreas sin ser particularmente creativa en ninguna de las demás”.

 

Continúa viendo nuestras galerías