Con los niños al museo

¿Por qué merece (mucho) la pena ir al museo con tus hijos?

Básicamente porque mientras se divierten, aprenden. Hay que preparar un poco la visita, pero te contamos cómo hacerlo para que queráis repetir.