Cambio de vida

¡Cambio de ciudad! Consejos prácticos para ayudar a tus hijos

Cambio de domicilio, de trabajo, de amigos, de colegio...¿cómo podemos hacerles esta experiencia más llevadera? Hablamos con Patricia Pizzolante, psicologa y psicoteraupeta de SENS quien nos explica qué tener en cuenta.

Sin duda que mudarse de ciudad o país es de esas experiencias que nos obligan a echar mano de recursos que ni sabíamos que teníamos. Pero a veces nos olvidamos de que cuando nos mudamos, nuestros hijos también se mudan. Ellos también se separan y despiden y, necesitan que los acompañemos en su proceso.

Los niños sienten tristeza, alegría o enfado. Pero sobre todo, antes, durante o incluso un tiempo después de la mudanza, pueden sentirse desconcertados. ¿por qué? Pues porque están lejos de su espacio seguro, en donde conocen las reglas y la forma de relacionarse, lejos de sus afectos.

Por eso, hoy queremos dejarte 6 herramientas que te permitan acompañar a tu hijo en la llegada al nuevo lugar, y facilitar su proceso de adaptación:

1. En primer lugar, cuida las comparaciones. Criticar el nuevo lugar sus costumbres o su forma de hablar o, desvalorizar características propias de su ciudad o país de origen, interfiere con la adaptación del niño. Ambos lugares y sus características forman parte de quien ahora es tu hijo.

2. Intenta mantener algunas cosas estables: hábitos, partes de su rutina. No introduzcas grandes cambios, el chupete podrá dejarlo más adelante. También te sugiero llevar algún objeto que lo haya acompañado antes. Esa manta, juguete o ese cuadro que estaba en su habitación anterior, sirve como transición de lo viejo a lo nuevo, le hará sentir algo de continuidad y seguridad en el nuevo lugar.

3. Sin obligar, ni forzar, facilita el que se pueda mantener el contacto con la familia de origen. Hablar juntos por Skype o enviarles fotos de su nueva casa, son formas de transmitir a los niños que la relación con las personas que quiere, no se ha terminado, pero sí ha cambiado.

4. ¿Te preguntas qué tradiciones y fiestas celebrar? Mantener las propias permite reforzar su identidad, validar lo que ha sido y lo que conoce hasta este momento. Pero celebrar también también las nuevas ayuda a sentirse parte del nuevo lugar. Ambas celebraciones serán importantes para que este gran cambio se lleve de la mejor manera.

5. ¿Recuerdas ese momento que representó un reto para tu hijo, y que resolvió favorablemente? Cuéntaselo, recuérdale esas habilidades que ha utilizado en otros momentos complejos para que pueda usarlas nuevamente, por ejemplo cuando conozca a sus nuevos compañeros de clase.

6. Permítele expresar sus sentimientos, compartan temores y alegrías, conversen sobre lo mejor y lo peor que vivió cada uno durante la semana. o invitalo a dibujar su casa, su cole, el viejo y el nuevo. Hablen sobre el dibujo. Echa mano de cuentos o películas que hablen sobre mudanzas o cambios. Saber que no es el único que ha vivido esto y se siente como se siente, ayudará a tu hijo a hacer frente al cambio.

Cada niño atraviesa un proceso para adaptarse a estos grandes cambios, con sus adelantos y retrocesos. Pero, si te preocupas porque tu hijo está irritable, llora con frecuencia, no duerme o come como solía hacerlo, rechaza el colegio y parece no disfrutar eso que usualmente le gustaba, es posible que necesite la ayuda de un psicólogo para atravesar este momento.

 

Artículo escrito por Patricia Pizzolante, psicóloga y psicoterapeuta de Sens Centro de Atención Psicológica

CONTINÚA LEYENDO