Entrevista a Lucía, mi pediatra

Lucía, Mi Pediatra: “El principal motivo de los padres para ir a urgencias con sus hijos es el miedo y es nuestra labor dar información y recursos para aplacarlo”

¿Cuáles son los principales motivos de consulta en pediatría? ¿Qué mitos sobre la lactancia son los mas extendidos? ¿Qué podemos hacer frente a las rabietas? Hablamos con Lucía Galán, más conocida por todos como Lucía, mi pediatra sobre todos estos temas con motivo de su último libro.

Pediatra, escritora, divulgadora y mamá, Lucía Galán Bertrand, más conocida por todos como Lucía, mi pediatra es una mujer polifacética, que araña tiempo a los días para poder llegar a todo y compaginar su vida profesional con su vida familiar. Ama su profesión, le encanta comunicar y divulgar y se nota: cada una de sus palabras logra llegar, reconfortar y tranquilizar a miles de padres y madres asediados por las dudas que acompañan en este viaje que supone la maternidad y la paternidad.

Hablamos con ella con motivo de su último libro: “El gran libro de Lucía, mi pediatra”, una completa guía sobre la salud infantil desde el nacimiento hasta la adolescencia. Esta obra acaba de ser publicada y ya promete convertirse en el libro de cabecera de muchas familias porque, como su misma autora reconoce, no hay maternidad ni paternidad sin miedo, dudas ni preguntas.

¿Qué podemos encontrar en este libro?

Lucía Galán tiene publicados varios libros que se han convertido en grandes obras de referencia. “Lo mejor de nuestras vidas” fue su primer libro y se convirtió en un bestseller que abrió el camino a otros de sus grandes éxitos: “Eres una madre maravillosa” , “El viaje de tu vida”, “Cuentos de Lucia mi pediatra” y “La agenda de mi bebé”.
“El gran libro de Lucía, mi pediatra” es su nueva “criatura” y en él hace un recorrido desde el nacimiento del bebé hasta la adolescencia: “Este libro era algo que debía a mis lectores, porque después de hacer un vaciado emocional tan grande en los anteriores, necesitaba recopilar en un libro todas las dudas y todos aquellos motivos por los que los padres pierden la tranquilidad y hacen que tengan que ir a urgencias ante el menor síntoma. El principal motivo de consulta es el miedo”. Además, Lucía añade: “es labor nuestra como profesionales intentar aplacar esos miedos con conocimiento”.

El posparto

Este nuevo libro comienza con una carta a la futura mamá en la que Lucía habla de un tema tan importante como el posparto y las emociones que experimentan las mujeres en esta etapa: “Mi posparto, como el de la mayoría de las madres, fue horrible, y hablo de él en todos los libros. Creo que es una asignatura pendiente. Cuando pasé por él con mi hijo mayor tuve la sensación de que estaba viviendo algo para lo que no había recibido nada de información y yo ya era pediatra…de esto hay que hablar porque las madres lo pasan mal, las parejas lo pasan mal, son unas semanas de disputas, de encontrarte fatal, de llorar, de no sentir esa explosión de alegría que se supone que tienes que sentir… Aún a día de hoy se sigue hablando poco de ello[…] ¿Cómo puede ser que pasemos millones de mujeres por algo tan compartido como el posparto y no hablemos de ello?”. Una reflexión que ha hecho que se decante por dedicar esta primera parte a mandar un mensaje de calma a las madres para acompañarlas en este proceso.

La lactancia materna y sus mitos

Otro tema importante del que habla en su libro es de la lactancia y de los mitos que la rodean y va derribando cada uno de ellos. Desde la típica frase “mi leche está aguada” hasta “tengo poca leche”, pasando por “tengo el pezón invertido, no puedo dar el pecho”, mitos que en muchos casos acaban convirtiéndose en causa del abandono de la lactancia y que por ello hay que desterrar.

“A la mamá que tenga dificultades para dar el pecho le diría que consultara con profesionales porque uno de los principales motivos del abandono de la lactancia es el bombardeo de información de la gente que, desde la mejor de sus intenciones, lo que consiguen a veces es el efecto contrario. Que consulten, porque la mayoría de esos problemas podemos reconducirlos”, afirma. 

Los motivos más frecuentes de consulta

Lucía lo tiene claro, la fiebre es el principal motivo de consulta de los padres, pero no es el único: la tos, los mocos, las dudas de alimentación y el sueño. Estos motivos estarían en el top 5 de los motivos por los que los padres acuden más a la consulta según su experiencia. Pero detrás de todos ellos siempre hay un factor común: el miedo. “El principal motivo para acudir a urgencias es el miedo a que tu hijo tenga una enfermedad grave”. Por eso, la información veraz y cercana es clave.

¿Se acostumbran a los brazos?

Lucía también dedica unas páginas en su libro a la pregunta del millón: ¿si cojo a mi bebé cada vez que llora, se acostumbra a los brazos? Y la respuesta es clara para Lucía, que asegura haberla oído millones de veces en consulta: “La respuesta es NO”. Sentirse amado es una necesidad.

“¿Habrá algo más bonito que que nuestros hijos sepan y sientan que les queremos incondicionalmente, que pase lo que pase vamos a estar aquí, que siempre van a tener ese abrazo o ese beso?”, pregunta Lucía y, la verdad, es que no creemos que haya nada que se le pueda comparar…

Las rabietas

Otro tema que no podía faltar en este libro son las rabietas y, tal y como aclara Lucía, lo primero y más importante es saber cómo funciona el cerebro de los niños (ya que es diferente al del adulto) para poder darles la información necesaria y clara para que entiendan cuál es el límite y por qué: “los límites tienen que ser cortos, precisos y adaptados a su edad”, asegura.

La dentición

“Los dientes no producen fiebre”, así de claro y contundente lo explica Lucía, que asegura que debe tenerse esto en cuenta para no achacar a los dientes una fiebre que puede estar enmascarando otro problema.

Adolescencia

Como decíamos este libro llega en su recorrido hasta la adolescencia, una etapa muy “temida” por muchos padres, pero ante la que Lucía aconseja no tener miedo: “La adolescencia es una etapa fascinante, es la traca final del desarrollo de nuestros chavales, es ese niño pero no, ese medio adulto, ese momento en el que empiezan a definir su personalidad […] y descubrir esto en tu hijo es apasionante” y recomienda, para entender esta etapa mejor, simplemente echar la vista atrás.

“Lo más maravilloso que estoy viviendo ahora mismo como madre es la complicidad con mi hijo mayor. Para las cosas importantes para él estoy ahí incondicionalmente”, asegura Lucía, pero también hay una parte difícil: “Descubrir que tú sigues teniendo esa necesidad de estar con ellos a todas horas, porque tú sigues siendo la misma madre que hace unos años, pero ellos no. Eso es un poco doloroso”.

Afrontando el coronavirus

Como profesional sanitaria, Lucía reconoce haber vivido la pandemia de coronavirus con altibajos y reconoce que fue un shock comprobar que llegó un momento en el que nuestro sistema sanitario colapsó: “Los médicos estamos acostumbrados a lidiar con la enfermedad, con la vida, con la muerte, a estudiar…pero yo creo que en nuestras cabezas nunca imaginamos que no iba a haber recursos para tratar a los pacientes. Asumir que ha habido pacientes que han perdido la vida porque no había los recursos necesarios y que, si ese mismo paciente hubiese enfermado dos meses más tarde hubiese tenido más posibilidades de sobrevivir, ha sido muy duro como profesional”, un sentimiento que para ella deja claro que “vivimos todos en el mismo mundo y nadie es invencible”.

Además, asegura que ante el avance de la situación es momento de ir recuperando nuestra vida poco a poco, reencontrarnos con los nuestros, pero con mucha cautela y reconoce que, para ella, no es momento para grandes celebraciones y hace un llamamiento a la prudencia.

En cuanto al impacto de todo esto en la infancia, Lucía asegura que en los niños que tienen una estructura familiar y sanitaria sólida el impacto va a ser muy limitado y recuperarán su normalidad, pero hay un grupo de niños más vulnerables que lo van a acusar mucho: “niños a los que no se les puede garantizar una educación online porque no tienen dispositivos electrónicos, niños con necesidades especiales, niños víctimas de violencia doméstica, que aunque nadie habla de ellos, hay muchos, niños en riesgo de exclusión social, que hay muchos en este país…estos colectivos preocupan mucho”.

Una enseñanza de toda esta situación

Ante toda esta situación, Lucía dice reafirmarse en una cosa: “No somos invencibles, la vida es frágil, los recursos son limitados y lo único que nos puede sacar de esta situación y de futuras que puedan venir es la inversión en recursos, en investigación, en ciencia y en cuidados de nuestra sanidad y de nuestro entorno científico. Sin educación, sin ciencia y sin investigación no vamos a ser capaces de progresar y debemos pedir a nuestras autoridades que aseguren estas necesidades fundamentales”.
A nivel personal, a Lucía esta situación le ha traído más tiempo con sus hijos del que ha sacado mucho aprendizaje en positivo.

foto firma

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

Continúa leyendo