Confinamiento

Papás, mamás, cuidadores, vosotros también os merecéis un aplauso

Explicar a los niños por qué no pueden salir a la calle, velar por su seguridad y darles mucho cariño en estos días que estamos viviendo también se merece un aplauso. ¡Y bien fuerte!

El coronavirus, sin duda, nos ha obligado a parar, a pensar y a agradecer a todos. Es ahora que estamos encerrados en casa, sin poder disfrutar de la luz del sol, cuando nos damos cuenta verdaderamente del tiempo que hemos perdido buscando una supuesta felicidad que nunca llegaba.

¿Cómo iba a llegar? Si esa felicidad ya la tenemos: nos la aportan los pequeños detalles que vivimos cada día. Un abrazo, un beso, un rato con nuestros familiares, un día con nuestros hijos… cosas a las que erróneamente hemos estado llamando ‘ rutina y que, sin embargo, nos aportan todo lo necesario para vivir cada día con una sonrisa en la cara.

Aunque tenemos que estar en casa por obligación, lo estamos haciendo por un bien común y nos está sirviendo para demostrar que, aun en la distancia, podemos estar más unidos que nunca. Es tiempo de mimarnos a nosotros mismos y mimar a la familia que hemos decidido formar y ese es, sin duda, el mayor regalo que nos llevaremos de este periodo.

Quedarse en casa puede verse desde una perspectiva negativa o puede verse cómo una oportunidad perfecta para pasar (por fin) ese tiempo de calidad en familia que tanto ansiábamos y que las prisas se encargaban de quitarnos. Los niños nos demandan: demandan los abrazos y el cariño de sus padres o cuidadores, demandan atención y demandan grandes ansias de saber qué está pasando y por qué no pueden salir a la calle.

Pero, “¿qué es el coronavirus?”, te preguntarán. Por esa explicación tierna cargada de cariño, por esa paciencia infinita cuando no entienden por qué no pueden salir a la calle. Por comprender que estos días de confinamiento son aun más duros para ellos (aunque nos estén dando a todos una lección de comportamiento). Por entender que estos días sus hábitos de sueño cambiarán y que tendrán más pesadillas que de costumbre y porque, por eso, os convertís sus guardianes de sueño.

Por facilitarles un concepto de estudio al que nunca se habían enfrentado; por ser sus profesores particulares, ayudarles con las tareas y con toda la burocracia que supone conectarse a una clase online y aprender desde casa.

Pero, sobre todo, por seguir cuidando de nuestra infancia como siempre habéis hecho. Mamás, papás, cuidadores, ¡vosotros también os merecéis un aplauso bien fuerte y, de parte de todos los niños, os lo mandamos en forma de vídeo de agradecimiento!

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo