Jugar con distancia social

¡Sin renunciar a jugar! Juegos veraniegos para cumplir con la distancia social

El verano ya está aquí y, aunque sea un poquito más especial que el resto, los niños no tienen por qué renunciar a jugar. Las medidas de seguridad para evitar contagios por coronavirus son claras. Ahora solo queda buscar alternativas para adaptarse a ellas sin renunciar a nada.

Ya tenemos aquí el verano y, con él, la necesidad de todos los niños de salir a jugar a la calle con sus amigos.

Lo que pasa, es que, como sabemos, este verano 2020 es un poquito más especial que todos los que hemos vivido hasta ahora: el coronavirus sigue entre nosotros, la pandemia no ha acabado y no hay un tratamiento o vacuna eficaz para luchar contra él.

Por eso, el Gobierno y las autoridades sanitarias se han visto obligadas a adoptar una serie de medidas de seguridad que todos tenemos que cumplir a rajatabla. Sí, sí, también los niños que quieran quedar con sus amigos para jugar. Hablamos de llevar mascarilla (mayores de 6 años en espacios cerrado y abiertos donde no se pueda garantizar la distancia social), distancia social de al menos un metro y medio y, por supuesto, el lavado frecuente de manos.

Pero, desde Ser Padres, nos hemos propuesto que nada de esto altere el verano de los niños. Que puedan salir a jugar pese a las medidas y, por eso, hemos decidido contarte algunas recomendaciones que puedes transmitirles si han decidido ir a jugar con sus amistades.

En primer lugar, está el hecho de que es mejor no compartir comida. ¿Por qué? Porque el coronavirus podría viajar en el mismo alimento y contagiar al menor. Por eso, lo mejor que pueden hacer es salir a jugar justo después de desayunar, comer, merendar o cenar. ¡Así no sentirán hambre durante el juego!

Otra recomendación es que procuren no estar juntos más de 30-60 minutos para evitar contagios y que, por supuesto, escojan jugar al aire libre. ¡Aprovechando el verano esto está chupado!

Juegos para mantener la distancia social

La otra recomendación, muy importante e interesante, es dar algunas alternativas a los peques para que escojan juegos que no impliquen contacto físico directo. ¿Quieres ideas? Te dejamos algunas a continuación:

  • El escondite: en este juego no hace falta agarrar al otro cuando se le encuentre. Con gritar; ¡te he encontrado! Será más que suficiente.
  • El escondite inglés: como sabemos, consiste en que un jugador se pone de cara a los demás y cuenta hasta diez. Al darse la vuelta, todos deben estar quietos sin moverse. El que se mueva, será eliminado.
  • Chutar el balón: en vez de optar por un partido de fútbol al uso, los peques pueden jugar a chutar el balón: uno será el jugador y el otro el portero. Si son más de dos, podrán hacer varias rondas y los demás serán los árbitros.
  • Darse un chapuzón: este juego no puede faltar en un artículo donde se hable del verano. Eso sí, tal y como os contábamos aquí, las autoridades sanitarias advierten que el agua de ríos y pozas son las menos recomendables para bañarse este verano. Sin embargo, las de piscinas y playas son las más óptimas.
  • Juegos acuáticos: jugar con el agua en verano es otro de los imperdibles. Aquí te proponemos un montón de juegos con agua más allá de la típica pistola.
Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo