Suicidio en niños

Amenazas de suicidio en niños y adolescentes: qué hacer y cómo actuar

¿Cómo deberíamos actuar si nuestro hijo afirma que se quiere morir, o que le gustaría estar muerto? ¿Pueden ser señales de advertencia?

¿Por qué los niños y adolescentes a veces dicen que se quieren morir o que preferirían estar muertos? Si has escuchado alguna frase similar en boca de tu hijo, seguro que has sentido mucho miedo.

Amenazas de suicidio en niños y adolescentes
Foto: Istock

Es importante que descubras el significado de estas frases y que te está queriendo decir tu hijo con ellas, para saber si debes tomarlas en serio o no y cómo actuar. En este sentido, debes analizar la amenaza de suicidio según la edad de tu hijo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el grupo más vulnerable ante el suicidio son los jóvenes de entre 15 y 29 años y, en este grupo de edad, es la cuarta causa principal de muerte. (Suicide worldwide in 2019).

Niños (menores de 12 años) que realizan amenazas de suicidio

Por lo general, en los niños menores de 12 años, las amenazas de suicidio suelen tener como objetivo llamar la atención. A estas edades no suele existir ideación autolítica real, es decir, no tienen ideas reales de suicidio. La explicación es que tu hijo quizás reproduce frases que ha escuchado en la televisión, por ejemplo. Así mismo, aunque tu hijo tuviera ideación suicida, a esta edad no suelen tener la capacidad para planificar la acción y llevarla a cabo.

No obstante, es imprescindible descartar otros síntomas que acompañen a estas afirmaciones y tener en cuenta el contexto en el que el niño las dice. Siempre es necesario averiguar qué está pasando, descubrir si el niño tiene algún problema (con personas de su entorno o consigo mismo) y evaluar su estado de ánimo.

En este sentido, no es lo mismo un niño de 5 años que diga “ojalá me muriera” a raíz de un enfado o una rabieta, que un niño de 10 deje por escrito algo parecido a “preferiría estar muerto”. En definitiva, siempre que tu hijo se muestre reticente a hablar o detectes algo sospechoso, debes consultar con un psicólogo.

El suicidio no es un acto de cobardía, sino un signo de sufrimiento.

En resumen, aunque el suicidio en niños menores de 12 años es poco frecuente, siempre hay una posibilidad. Por debajo de los 10 años es bastante improbable. Entre los 10 y los 12 ya tienen la capacidad física para llevarlo a cabo y debes considerarlo con más precaución. En cualquier caso, habla mucho con él y explícale lo serio de esas afirmaciones y la importancia de recurrir a ti si tiene un problema.

Adolescentes (mayores de 12 años) que realizan amenazas de suicidio

En el caso de que tu hijo sea adolescente, debes ver las amenazas de suicidio desde otra perspectiva, ya que es una etapa vital distinta. En esta fase del desarrollo aparecen 4 factores destacados que debes tener en cuenta:

Muchos cambios

Ya sabemos que la adolescencia es una etapa de muchos cambios: aparecen determinados rasgos físicos, las relaciones sociales se vuelven complejas, surgen las primeras relaciones de pareja y pueden aparecer crisis de identidad. Todo ello puede ser difícil de afrontar por tu hijo y provocarle mayor o menor alteración de sus emociones.

Qué hacer en caso de amenaza de suicidio del niño
Foto: Istock

Emociones intensas

En la adolescencia, los jóvenes viven todo lo que les ocurre de manera intensa, incluso histriónica, y pueden ser algo dramáticos en su expresión. Es por ello que los adolescentes pueden llegar a formular frases tan impactantes.

Impulsividad

Por otra parte, los adolescentes también suelen tener conductas impulsivas. Es normal que tu hijo adolescente quiera experimentar y buscar sensaciones nuevas, pero ten en cuenta que estas conductas pueden comportar riesgos.

Capacidad de acción

Por último, los adolescentes ya tienen los recursos y la capacidad para planificar y llevar a cabo las acciones que desean. En este sentido, a diferencia de los niños, los jóvenes sí son capaces de llevar a cabo el suicidio.

Cabe destacar que las amenazas de suicidio en adolescentes también pueden obedecer a llamadas de atención, debido a la actitud melodramática típica de esta etapa. Sin embargo, si tu hijo adolescente realiza amenazas de suicidio de manera repetida o presenta otros síntomas (como aislamiento, tristeza, apatía o llanto), debes acudir cuanto antes a un profesional.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es si hay conductas autolesivas. En este caso hay que considerar más seriamente aun las amenazas de suicidio.

En resumen: durante la adolescencia el riesgo de suicidio es más alto que en cualquier otra etapa de la vida, por ello las amenazas de suicidio han de ser tenidas en cuenta siempre y consultadas con un psicólogo o psiquiatra infanto juvenil.

Es esencial que todos, tanto padres como profesionales, detectemos a tiempo este tipo de señales de alarma, con el fin de dar al adolescente la atención psicológica que necesita y prevenir que las amenazas se conviertan en una realidad.

Úrsula Perona

Úrsula Perona

Úrsula Perona es psicóloga infanto juvenil y mamá de 3 hijos. Lleva más de 15 años tratando a pacientes de todo el mundo, estando especializada en psicopatología en infancia y adolescencia. El asesoramiento a padres es otra de sus pasiones, pues concede especial atención a la impronta que los padres dejan en los hijos. Es colaboradora habitual en medios de comunicación nacionales de prensa y televisión. Docente universitaria, traslada su experiencia en el campo clínica a los estudiantes de psicología de la Universidad Católica de Murcia. Ha escrito dos libros de divulgación para padres: 'Hijos de Alta Demanda,' y 'Niños altamente sensibles'.

Continúa leyendo