Apendicitis

Apendicitis aguda en el niño: esto es todo lo que debes saber

La apendicitis es una de las causas más frecuentes por las que un niño o niña puede acabar en el quirófano. Pero, ¿en qué consiste y qué síntomas pueden aparecer?

Se estima que una de cada diez personas padecerá esta enfermedad a lo largo de su vida. La intervención quirúrgica es sencilla y, diagnosticada a tiempo, tiene un excelente pronóstico.

Apendicitis aguda en el niño
Foto: Istock

Marta tiene 7 años y es una niña sana. Esta mañana se levantó, desayunó y acudió al colegio como todos los días. A mitad de mañana empieza a notar que el duele el estómago y siente náuseas. Cuando sale al patio durante el recreo come solo un trocito del bocadillo que le preparó su madre y de inmediato empieza a vomitar. Su padre acude a recogerla tras el aviso de su profesora. En Urgencias exploran a Marta, que se queja de dolor en el estómago y tiene unas décimas de fiebre. El pediatra de guardia indica al padre que la deje descansar en casa y le vaya ofreciendo líquidos con frecuencia, ya que probablemente se trata de una gastroenteritis, y le administra paracetamol para el malestar y la febrícula. Parece que la niña se pone mejor, pero a media tarde empieza con dolor en el lado derecho del abdomen y la fiebre es más alta. Su madre la lleva de nuevo al hospital, donde la vuelven a valorar. Esta vez se queda ingresada, no hay duda, Marta tiene apendicitis aguda.

Este caso es de los más frecuentes en las Urgencias de Pediatría. Los padres suelen acudir cada vez con cuadros clínicos menos evolucionados en el tiempo, y esto dificulta el diagnóstico. La apendicitis aguda no se le pasa por alto a ningún sanitario cuando una persona acude por dolor en el lado derecho del abdomen, pero al inicio los síntomas pueden atribuirse a dolores funcionales, gastritis o gastroenteritis. Veamos en qué consiste la apendicitis aguda:

¿Qué es el apéndice?

El apéndice es un pequeño trozo de tejido, como un saco de forma alargada, que se encuentra en la unión entre la parta final del intestino delgado (llamada ileon) y la parte inicial del intestino grueso, llamada colon ascendente.

Estas dos estructuras forman una estrechez en la zona inferior derecha del abdomen. No se conoce exactamente cuál es la función del apéndice, si es que la tiene, pero su inflamación debe tratarse de manera urgente porque si llegara a romperse se produciría una peritonitis, una infección del tejido que recubre los órganos, muy grave.

¿Cuáles son los síntomas de apendicitis?

Dolor abdominal, fiebre y vómitos. No siempre tienen que estar presentes los tres, pero sí el dolor de barriga, en el lado derecho. El problema es que, al inicio, no duele en esta zona, sino en el estómago. Es característico que el dolor de la apendicitis “migre” desde el ombligo hacia el lado derecho del abdomen con el pasar de las horas.

Pueden aparecer fiebre o décimas de fiebre y náuseas o vómitos. Puede ser que el niño no llegue a vomitar, pero si que rechace el alimento. Sería muy inusual que un pequeño con apendicitis tuviera apetito.

En la exploración física encontramos signos clásicos, descritos en los manuales de medicina. El signo de Blumberg, que significa que hay dolor a la palpación del lado derecho del abdomen, el signo de Rovsing, en el que aumenta el dolor en el lado derecho al presionar el lado izquierdo, y otras señales como notar que se desencadena el dolor al decirle al niño que salte a la pata coja o se baje de la camilla dando un salto.

¿Qué pruebas se necesitan para diagnosticar una apendicitis?

Síntomas de la apendicitis aguda en el niño
Foto: Istock

La verdad es que si te encuentras el caso de un peque con la historia clínica clásica de dolor que ha migrado al lado derecho y una exploración física con todos los signos compatibles, el diagnóstico está prácticamente hecho.

Además, se suele hacer una analítica de sangre, en la que encontraremos elevados los parámetros de infección, y una prueba de imagen para confirmar el diagnóstico, que suele ser una ecografía.

La radiografía convencional está en desuso, ya que el hecho de que sea normal no descarta el diagnóstico. Si existen dudas diagnósticas o no vemos el apéndice en la ecografía se recurre a una TAC.

Otras veces, si el diagnóstico no está claro, o ha pasado muy poco tiempo desde el inicio de los síntomas, se ingresa al niño o niña en Observación y se van repitiendo exploraciones físicas y ecografías cada 24 horas para ver si el paciente evoluciona a apendicitis o no.

¿Cuál es el tratamiento?

A veces los padres nos preguntan si hay algún tratamiento alternativo, pero no. El tratamiento de la apendicitis es exclusivamente quirúrgico. La operación es sencilla y, si no ha habido perforación del apéndice, el postoperatorio suele ser corto y sin complicaciones.

Carmen de la Torre

Carmen De La Torre Morales

BIO: Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

Continúa leyendo