Beneficios de un campamento

Campamentos de verano: una experiencia muy positiva

Los campamentos de verano combinan actividades educativas, lúdicas, idiomas, deportes, etc. Una experiencia que aporta un montón de beneficios para nuestros hijos.

Campamentos de verano: una experiencia muy positiva

Cada vez más pronto los adolescentes quieren decidir ellos qué hacer durante las vacaciones de verano. Antes sucedía a los 16-17 años, pero actualmente se ha adelantado hacia los 13-14 años.

Los padres hemos de valorar que para tener unas vacaciones "tranquilas"  dentro del ámbito familiar, no podemos cambiar a nuestros hijos en un verano sino no lo hemos hecho durante el curso escolar, pero sí que podemos intentar mejorar nuestra forma de comunicarnos con ellos, con el fin de rebajar las posibilidades de confrontación, ya que en verano se incrementan al disponer toda la familia de más tiempo libre.

¿Por qué un campamento?

La asistencia a campamentos es una buena alternativa, teniendo en cuenta los intereses de nuestros hijos. Si a partir de los 6-7 años ya es una edad recomendable para ir, son los adolescentes los que pueden obtener más provecho.

  • En los campamentos de verano se realizan también actividades educativas que complementan a las realizadas en la escuela o en el instituto, pero estas son de carácter más lúdico y de diversión. Como hacer excursiones, juegos de orientación, talleres, montaje y desmontaje de tiendas de campaña, ayudar a cocinar, organización de la mochila, etc. y, sobre todo, pasar unos días sin la ayuda de los padres realizando tareas distintas de las que hacen durante el resto del año y que ayudan a romper la rutina.
  • Actualmente la oferta de campamentos es muy amplia y diversa. Hay algunos dedicados sólo a practicar un deporte, lo cual puede motivar para inscribirse si les gusta este deporte y quizás ya lo practica. El deporte además de promover el desarrollo físico, aumenta la autoestima y la salud psicológica.
  • También ha aumentado la oferta de colonias y campamentos que desarrollan actividades  en otros idiomas, lo cual les puede ayudar a practicar los conocimientos adquiridos durante el curso escolar pero de una forma más lúdica.

Beneficios que aporta ir a un campamento

  • Aprendizaje y experimentación de técnicas nuevas.
  • Mejora de la autoestima personal y seguridad en sí mismos. Por ejemplo: el hablar en público y hacer aportaciones espontáneas.  
  • Respetar a los otros chicos y chicas, haciendo comentarios propios al grupo, pero sin imponerse y respetando las opiniones de los otros.
  • Potenciación de la convivencia: la mayoría de actividades que se desarrollan tienen el objetivo de mejorar el sentido del grupo, ayudar a establecer y fortalecer nuevas relaciones con otros jóvenes. También pueden mejorar la convivencia con los que ya eran amigos ya que disponen de tiempo libre para agruparse con libertad.

Mercé Corbella es psicóloga familiar de niños y adolescentes.

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS