Consejos para elegirlo

Cómo debería ser el primer móvil de tu hijo

Sencillo y económico, por supuesto, pero que no esté muy deteriorado a nivel estético ni funcional porque incentiva que lo cuide como debe.

Foto: iStock
Foto: iStock

Los menores de edad acceden cada vez antes a su primer teléfono móvil. Los expertos, en su mayoría, coinciden de que lo piden no por necesidad, sino para sentirse integrados en su grupo social de pertenencia o, simplemente, para ser más felices en su tiempo de ocio.

Lo cierto es que, sea como fuere, según la Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares publicada en noviembre del año pasado por el INE, “el 69,5% de la población de 10 a 15 años dispone de teléfono móvil frente al 66,0% de 2019”. 

Esto quiere decir que los progenitores acceden en su mayoría a la demanda de sus hijos de disponer de su primer móvil. A veces incluso es necesario proporcionárselo para un uso limitado: por ejemplo, si viaja solo en transporte público a su centro escolar. 

En un caso o en otro, y sea a la edad que sea, la duda de cómo debe ser ese primer teléfono es inevitable que llegue en algún momento, así que vamos a intentar ayudarte para que la puedes resolver lo más rápido posible. 

No importa el móvil tanto como el uso que se le de

Ten en cuenta que, como bien alertan los especialistas, no importa tanto el móvil como el uso que el menor de edad le dé, y este depende de las capacidades del móvil y de los hábitos del niño con él. En ambos factores intervienen sus progenitores: en el primero, al proporcionarle un determinado móvil; en el segundo, inculcando una serie de límites en su uso y también añadiendo filtros al teléfono con el mismo objetivo.

Por lo tanto, en los niños preadolescentes, el smartphone con el que se estrenen en el universo móvil debe ser sencillo, no necesariamente de última generación. Basta con que tenga WiFi y conexión a internet, capacidad para las aplicaciones de comunicación que usan, como WhatsApp y, si lo estimáis oportuno, Instagram, TikTok y compañía. 

La mejor alternativa, un móvil reacondicionado

Es difícil que hoy en día un móvil heredado, que tenga incluso varios años de uso, no sea capaz de ofrecer estos servicios mínimos. Así que no os compliquéis la vida: buscad una opción barata y funcional. En este sentido, los móviles reacondicionados son una gran alternativa. Están de moda y ofrecen una ventaja extra: son más sostenibles porque le dan una segunda vida a tecnología que de otro modo se quedaría obsoleta antes de tiempo. Smaaart es una de las compañías especializadas en este tipo de productos. Si echas un vistazo, verás que hay muy buenos teléfonos por 100 o 150 euros, nada que ver con los precios que tienen los de última generación.

Sí es importante un detalle en el que pocos padres caen en la cuenta: el móvil ni debe parecer un juguete ni ha de estar muy deteriorado (en la medida de lo posible) porque va a ser una de las primeras propiedades de vuestro hijo o hija y es importante que la valore en su dimensión real para que sea responsable con su cuidado. 

Por lo demás, no os preocupéis demasiado por la capacidad del teléfono ni por la memoria, y ni siquiera por la cámara porque cualquier teléfono reacondicionado o heredado de los que tengáis en casa ya tienen cámaras que dan un rendimiento más que suficiente para un primer teléfono. Eso sí, no os olvidéis de instalar alguna aplicación de control parental y así poder limitar y observar el uso del smartphone a vuestro hijo o hija.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo