Cómo hablar con los niños

Cómo explicar un ataque terrorista a los niños

4 minutos

Los niños no comprenden como los adultos, ni siquiera entre ellos procesan la información de la misma forma, por ello, hay que explicarles las cosas adaptadas a su edad.

Cómo explicar un ataque terrorista a los niños

En esta época actual, es frecuente que en un telediario, periódico o portal de internet nos aparezcan noticias de la existencia de un atentado terrorista en alguna parte del mundo. Y, en ocasiones, los medios de comunicación remarcan el hecho en sí como ha ocurrido en los casos de Barcelona, Bruselas, París, el 11-M o el 11-S. Actos terroristas que nos acongojan e inquietan y que, incluso, a los mayores se nos escapa en parte entender del todo.

Los niños son niños, no son adultos pequeños y, por tanto, no pueden procesar la información igual que un mayor. E incluso, dentro de la niñez, no procesa la información de igual manera un niño de 5 años que uno de 12.

Los padres y maestros son, en estos casos, la piedra angular para que los niños puedan entender por qué se ha producido un atentado y, sobre todo, procesar el hecho de que, como resultado de un atentado, hayan muerto personas.

Los papás y maestros deben...

Hay dos premisas fundamentales de las que deben partir los padres y maestros.

Primero, el hecho de que los atentados ocurran con cierta frecuencia no significa que sea algo normal.

Y segundo, deben de tomar conciencia de que no solo los atentados terroristas son los que ocupan grandes espacios en los ntelediarios y portadas en los periódicos. En muchos países están ocurriendo atentados con mucha frecuencia y con mayor número de víctimas que los últimos ocurridos. El terrorismo es una amenaza global. Sin embargo, a los niños hay que trasmitirles seguridad.

Los niños van a preguntar sobre el porqué de la noticia. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que comunicar mal puede ser contraproducente para los niños y puede generar miedo, inseguridad o pesadillas.

Decir cosas como “no te preocupes, que aquí no pasa”, “ya pasó”, no es lo que necesita el niño. Ante una situación de este tipo el niño precisa descargar el impacto hablando de ello. Por eso es necesario que los adultos que le den a los niños la información sea ajustada, realista, sin juicios de valor y, desde luego, no impactante.

Qué debemos tener en cuenta

Hay una serie de parámetros que tenemos que tener en cuenta para comunicar a los niños el suceso de un atentado. Aunque parezca una perogrullada, no se debe mentir. La “mentira piadosa” se comete con la intención de no causar daño; es decir, con buena intención.

Sin embargo, ante la noticia de un atentado, este hecho no solo lo van a comentar en casa los niños, también lo harán en el colegio con los maestros y en los recreo con los demás niños. Si se parte de una mentira en casa, se crea confusión con lo que puedan oír fuera de ella.

Las pautas a seguir

Hay que contar la verdad pero sin añadir dramatismo ni entrar en detalles que puedan dañar la sensibilidad del niño. Hay que explicar el suceso con un lenguaje adaptado a la edad del niño, evitando juicios de valor sobre lo sucedido y con calma. Se debe transmitir seguridad y cercanía en el modo de contar qué ha pasado.

La emoción que pongan los padres o los maestros al contar estos sucesos debe ser real, y no debe estar reprimida pero sí controlada. Esto ayudará a que el niño no contenga sus sentimientos y a mostrar seguridad ante ellos. Tratad de poner nombre a las emociones que sintáis los padres y maestros (tristeza, dolor, rabia, indignación, miedo, impotencia…). Esto ayudará a los niños a etiquetar sus emociones.

El ser humano es limitado y vulnerable, no es omnipotente. Sin embargo esta es una ocasión magnífica para tratar con los hijos o los alumnos que, a pesar de la tristeza y el dolor, el ser humano es capaz de superar las adversidades y seguir adelante. Los niños preguntarán, así que estad abiertos a las preguntas que os hagan. Puede que en un principio no lo hagan ante la incomprensión inicial de los hechos, pero que tengan claro que no pasa nada por preguntar en cualquier otro momento.

Es muy importante que el niño perciba en estos momentos los valores de la solidaridad colectiva y la empatía, pero también es necesario que noten los conceptos de diversidad humana (razas, religiones, política…). Dicha diversidad lleva a que diferentes grupos actúen de manera diferente a los demás. Todas las creencias, razas, ideas políticas son válidas a excepción de aquellas que generan dolor. A pesar de que haya grupos que generen dolor, somos la inmensa mayoría de los humanos los que buscamos la paz colectiva.

Tanto padres y maestros deben de estar muy pendientes de las distintas reacciones que tengan los niños en los días posteriores a los hechos y, si es necesario, se debe de buscar ayuda profesional.

 

Por el Dr. Jorge Juan Collantes Núñez, doctor en medicina y psicólogo clínico, y la Dra. Eutiquiana Toledo Ruiz, médico especialista en psiquiatría, miembros de Saluspot y en activo en la Clínica Discernimiento.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS