Explicar un fallecimiento

Como explicarle a un niño qué es la muerte

4 minutos

Cuando se producen hechos inesperados como una pérdida significativa los adultos no sabemos qué decir a los niños. ¿Cómo podemos explicar algo que no es tan difícil de explicar?

También te puede interesar: Cómo explicar la muerte a los niños
Los niños ante el fallecimiento repentino

Cada niño es diferente y tiene su forma de reaccionar. Las reacciones de miedo, tristeza y ansiedad varían. No son iguales a la de los adultos y tampoco lo son entre un niño y otro.

Este es un tema difícil de hablar con los pequeños, pero si no se hace se crean tabúes y limita la comprensión de lo que significa la muerte y los sentimientos que puede generar.

La excusa de no hablar de estos temas surge de la idea de proteger a los niños de preocupaciones. Otras veces surge de la idea de considerar que no es prudente hablar cualquier tema con los niños, argumentando que posiblemente no entiendan o no quieran saber.

Cómo reaccionan a la muerte según su edad

Cuando ocurre algo inesperado la reacción de los niños dependerá de la edad que tengan. También influirá la explicación que podamos brindarles los adultos basándonos en nuestras experiencias, creencias, sentimientos y circunstancias. 

Algunas reacciones que se pueden dar son:

  • Hablarán más de lo normal, estarán más agitados o no hablarán nada porque tienen dificultades para expresar lo que les molesta.
  • En ocasiones, mostrarán su dolor a través del juego.
  • Sentirán miedo generalizado como puede ser, estar solo, miedo a dormir o a un animal en concreto.
  • Inquietud ante la posible pérdida de otra persona conocida.
  • No tienen certeza sobre quién les va a cuidar o llevar al colegio.
  • Pierden autonomía y pueden presentar regresiones de comportamiento como por ejemplo, orinarse en la cama, no comer solos, no saber vestirse, etc.
  • Podrán sufrir alteraciones del sueño como tener pesadillas, despertarse agitados, no querer irse a dormir solos.

Es importante saber que todas estas reacciones irán desapareciendo y apareciendo junto con otras según en la etapa en la que se encuentren. No reacciona igual un niño de 5 años que otro de 9.

Qué podemos hacer los adultos

Al igual que la reacción del niño hacia la muerte, la manera de hablar ella con él por parte del adulto depende de la edad que tenga en ese momento el pequeño.

Los adultos deben seguir el siguiente esquema:

Contener

Se refiere a que los adultos podamos ir acompañándoles para evitar situaciones nocivas como pudieran ser: golpearse contra el suelo o la pared por frustración. Abrazarles cuando son pequeños y dar su espacio cuando son adolescentes.

Calmar

Dar un espacio para que el niño llore o grite. Un lugar donde el niño tenga seguridad y cariño, donde se sienta confortado. Intentar ayudar al niño a que se relaje, que pueda tener un momento de descanso. Esto lo haremos llevando a cabo rutinas.

Informar

Tenemos que encontrar un equilibrio entre eludir y confrontar una información:

  • Estar siempre abiertos a los intentos de comunicación de los niños.
  • Escuchar, comprender y respetar los sentimientos de los niños.
  • Dar explicaciones sinceras, con sentimientos, breves y fáciles de entender.
  • Dar respuestas en un lenguaje sencillo y adecuado para la edad del niño.
  • Observar si el niño entendió la explicación y no dejarlo con dudas.

Normalizar

Hacerle ver que no es el único que tiene esos sentimientos o esas reacciones. Por ejemplo, si nos ve a nosotros llorar, él se permitirá́ llorar. Muchas veces, nuestro sentimiento de 'protegerles' de vernos llorar les produce la idea de que hacerlo está mal. Coartamos al niño de que lo haga, hacemos que se lo guarde y esto es perjudicial para él.

Consolar

Y procurar hacer actividades positivas con ellos. Darles el control de pequeñas tareas para que se sientan útiles: plantear rutinas diarias, que vean que ha pasado algo grave, que ha habido una 'rotura' pero que la vida y resto de cosas siguen.

Borja Quicios es licenciado en Psicología con especialidad en Educación por la Universidad Autónoma de Madrid. Tiene un Máster en Psicomotricidad Vivenciada y Coach educativo.

Borja Quicios está centrado en el mundo del asesoramiento a padres sobre la educación de sus hijos. Además, es autor y fundador del blog "De hijos y padres"donde se tratan temas sobre la educación infantil, como los castigos en la infancia, el desarrollo del niño o la importancia de la educación en valores, entre otros.

Etiquetas: consejos para padres, educación, familia, preguntas incómodas

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS