Consejos e ideas

Cómo fomentar la escritura creativa desde la infancia

Te contamos en qué consiste y qué ejercicios divertidos y originales puedes proponerles a tus peques en casa para que se inicien y desarrollen en esta práctica tan beneficiosa para su desarrollo.

La escritura es una de las herramientas más potentes que existe para el desarrollo de la creatividad en los niños y niñas que ya dominan el lenguaje. Lo es porque les permite desarrollar y viajar a mundos y escenarios distintos a los habituales, lo cual tiene enormes beneficios para ellos tanto en el presente como en el futuro.

Como bien apunta el poeta escénico, maestro y mediador de lectura, Jesús Ge, que además imparte talleres de escritura creativa, “La creatividad es una habilidad personal que todxs tenemos en mayor o menor medida pero que necesitamos desarrollar, y para ser más creativos es importante contar con espacios que la permitan y la potencien”.

Estos espacios se pueden buscar fuera de casa, como es el caso de Liceum, un  un concepto innovador que se autodefine como “gimnasio mental” donde se promueven este tipo de actividades en los niños. “Para los niños, resulta muy natural elaborar historias dejándose llevar por la imaginación. Gracias a eso, tienen una mayor capacidad para llegar a lo inesperado”, explica su equipo, que la recomienda, al igual que otras disciplinas artísticas como la música, para desarrollar la capacidad de ideas en los mas pequeños. 

Espacios como Liceum son fantásticos para que los niños y niñas se inicien en la escritura creativa, pero esta también se puede potenciar en casa. Para adquirir recursos al respecto, existen los talleres para padres que imparten asociaciones como Vadecuentos, que pone en valor la capacidad de la escritura creativa para “despertar el amor por la literatura en los peques”. 

Por supuesto, además de ventajas emocionales y de comunicación, la escritura creativa supone una oportunidad para mejorar aspectos tan diversos como el vocabulario, el uso gramatical correcto del lenguaje, la resolución de conflictos o el refuerzo del autoestima, entre otros. Y, por encima de todo, es una magnífica herramienta de diversión para los niños y niñas, que se sentirán libres gracias al desarrollo de la imaginación que esta actividad permite. 

Dicho esto, algunos ejercicios que se pueden realizar en casa para fomentar la escritura creativa en los peques son los siguientes. La mayoría de ellos son ejemplos propuestos por el equipo de Liceum, cuya lista hemos completado con otras propuestas basadas en nuestra propia experiencia: 

  • Finales y principios alternativos: utilizad historias conocidas o inventadas; contádselas y proponedles que creen un final o un principio alternativo. También podéis contar solo una parte de la historia y que ellos la completen.
  • Escritura en cadena: si tenéis la oportunidad de trabajar en grupos de varios peques, proponedles la creación de una historia en cadena. Podéis jugar también en familia.
  • Unir historias: parecido al ejercicio anterior, en este caso cada uno escribe su propio relato corto en cinco minutos y luego, una vez puestas en común todas las historias, el reto es crear una nueva en la que se entremezclen todas.
  • Contar una historia de dos formas diferentes: un reto muy divertido, habitual por ejemplo en las facultades de periodismo, es proponer a los niños que escriban la misma historia de dos maneras diferentes. Es un ejercicio difícil así que no es recomendable recurrir a él hasta que los peques no tengan adquirido el hábito de la escritura creativa.
  • La bolsa de palabras: Meted en una bolsa o caja veinte o treinta palabras y que extraigan al azar cinco, por ejemplo. Con ellas deberán escribir una historia. Si lo consiguen podéis complicar el ejercicio sacando más palabras de la bolsa.
  • Escritura en exteriores: podéis proponerles que cojan papel y boli en vuestro próximo paseo y cuando os apetezca, deteneros en algún lugar cómodo y pedidles que escriban una historia inspirada en algún objeto que tengan a su alrededor.
  • Poner voz a las imágenes: pueden ser viñetas mudas o simplemente una fotografía: enseñádsela para que escriban la historia que su imaginación construya a partir de la citada imagen.
  • La criatura inventada: una propuesta de escritura creativa es que formen un relato en base a un personaje principal inventado que puede ser, por ejemplo, una criatura inventada.
  • Alargar oraciones: una última propuesta consiste en que el niño sea capaz de alargar cada vez una historia original suya. Si parte de un relato de tres líneas, por ejemplo, podéis retarles a que añadan dos nuevas y así sucesivamente. 
     
Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo