Deporte infantil

Cómo los padres pueden alentar a los niños a hacer más ejercicio físico

Ya sabemos que el ejercicio físico es fundamental para tener una buena salud. Y, en el caso de los niños, les proporciona, además, muchísimos beneficios en su desarrollo y crecimiento. Pero, ¿qué pueden hacer los padres para animarles a practicarlo con regularidad?

Cómo los padres pueden alentar a los niños a hacer más ejercicio físico
Foto: Istock

La actividad física y deportiva se constituyen como una parte integral del aprendizaje psicomotor de un niño. Favorece el desarrollo muscular y la adquisición del equilibrio, la coordinación de los gestos y la precisión, ayudándole a tomar conciencia de su cuerpo y la percepción de él en el espacio. 

Pero no hay duda que sus beneficios van mucho más allá. Distintos estudios han demostrado que los niños que practican determinados deportes, como el atletismo, o que suelen correr muy a menudo, desarrollan una mayor masa ósea que sus compañeros sedentarios, teniendo un riesgo menor de desarrollar osteoporosis cuando sean mayores.

A nivel psicológico, la actividad deportiva les permite adquirir autonomía, confianza y espíritu de decisión, además de cierta ayuda mutua con el resto de los compañeros. De hecho, una actividad deportiva y / o física es fundamental para el bienestar del niño.

Y lo que es aún mejor, es imprescindible a la hora de disfrutar de una mejor salud, ya que ayuda a que el niño permanezca más activo, alejándose tanto del sedentarismo (falta de actividad física) como del aumento de peso, que suelen estar relacionados con la aparición de la diabetes, cada vez más en aumento entre la población infantil.

Pero, a pesar de todos estos beneficios, en ocasiones muchos padres se enfrentan al problema de que, simplemente, el niño/a no desea practicar ejercicio físico, o tiende a no ser tan activo como sus compañeros. ¿De qué forma es posible alentar al pequeño a hacer más ejercicio o deporte?

Practicar ejercicio físico (o cualquier deporte) en familia

Se suele decir que los niños/as, especialmente cuando son algo más pequeños, tienden a repetir todo lo que ven en casa (por ejemplo, todo cuanto hagan sus padres y hermanos mayores). Así, si en casa se sigue una alimentación saludable, y se consume mucha fruta, el niño/a hará lo propio a medida que crezca. 

Lo mismo ocurre con la práctica de actividad física. Y es que nada como practicar ejercicio en familia para que nuestro hijo/a quiera moverse más y hacer deporte, ya que le resultará enormemente divertido y emocionante.

Niños y deporte en familia
Foto: Istock

Es más, a largo plazo, el niño tenderá a imitarlo y reproducirá el comportamiento de sus padres, por lo que si, desde pequeño, los ha visto practicar ejercicio físico, él hará exactamente lo mismo.

No debemos olvidarnos que los padres son el modelo a seguir para sus hijos. Por lo que basta con aprovechar las tardes, o un fin de semana soleado, para dar un largo paseo en familia, o jugar a la pelota en el jardín o el parque. En definitiva, cualquier juego o deporte que involucre llevar a cabo actividad física.

La importancia de enseñar a los niños a integrar la actividad física en su vida diaria

La meta principal es dejar que sea nuestro hijo quien comprenda, conozca y sepa que la actividad física no depende necesariamente de la práctica intensiva de deportes. Simplemente basta con pasear, jugar en el jardín o dar un paseo en bicicleta. Y, sobre todo, mantenerse alejados del televisor o de la pantalla del ordenador

Cualquier actividad física puede ser enormemente sencilla de practicar y divertida. Y, cuando es divertida y emocionante, es posible acabar integrándola más fácilmente en su día a día.

Explicarle los beneficios de practicar deporte

Si nuestro hijo es algo más mayor, explicarle cuáles son las virtudes de la actividad física y del deporte puede ser muy útil, ya que debe entender por qué es importante que lo haga y lo practique.

Esto también implica promover el deporte en la escuela, sobre todo desde la escuela infantil, hasta el último curso.

Ofrecerle una actividad divertida

Para que el niño quiera practicar deporte, es necesario que lo disfrute, por lo que es de vital importancia intentar adaptar nuestra oferta a su demanda.

Los niños necesitan actividades divertidas, que, especialmente, se correspondan con sus gustos y con su propio temperamento. Por ejemplo, no podemos “obligarle” a andar en bicicleta si no le motiva o no le gusta.

Así, según sus deseos, podemos sugerirle que juegue al baloncesto, haga natación o, por qué no, vaya a patinar con sus amigos. 

Y es que cualquier actividad física es buena siempre y cuando el niño esté activo y, sobre todo, se divierta practicándolo.

¿Y si mi hijo es aún pequeño?

En estos casos, algunos juegos como la rayuela son actividades realmente interesantes, ya que combina las habilidades motoras con el pensamiento.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo