Deportes y COVID-19

Cómo proteger del COVID-19 a los niños al practicar deporte y actividades extraescolares

Aunque en España no se está observando esta tendencia, en Estados Unidos los expertos alertan que los deportes de contacto estarían relacionados con los brotes de COVID entre niños y adolescentes.

Después del confinamiento, y sobre todo la vuelta a las aulas tras el parón a consecuencia de la pandemia de coronavirus en la que nos encontramos inmersos desde hace más de un año, muchos padres tenían dudas acerca de qué ocurriría con las actividades extraescolares y, sobre todo, con determinadas actividades que involucraran el contacto directo o más cercano entre los niños.

Y, aunque por el momento no se han observado un aumento de casos entre los niños que hayan alertado a las autoridades sanitarias, parece que no está ocurriendo lo mismo en otros países, como por ejemplo es el caso de Estados Unidos, donde los funcionarios de salud vienen advirtiendo desde hace algunas semanas que las actividades extraescolares y los deportes están causando brotes de COVID-19 entre los jóvenes.

La causa principal parecería ser bastante evidente: son actividades que tienden a crear grupos donde el virus puede propagarse.

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, ha indicado recientemente que están “descubriendo que son los deportes de equipo donde los niños se reúnen, obviamente muchos sin mascarillas, los que lo impulsan, en lugar de la propagación en el aula”.

Ya en el mes de abril, Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), habló sobre la propagación entre los jóvenes a través de actividades deportivas y extraescolares. Y, como indicó, los expertos saben que los aumentos de casos entre niños y jóvenes se deberían en parte a variantes más altamente transmisibles.

Lo cierto es que los expertos no se encuentran sorprendidos por los hallazgos, dado que las distintas medidas que normalmente se toman para prevenir la propagación de la COVID-19 en el aula (como el uso de mascarillas y el distanciamiento social), no siempre se siguen cuando se realizan deportes, especialmente en interiores. 

Como coinciden en señalar los especialistas, y como te hemos mencionado ya en bastantes ocasiones, el SARS-CoV-2 (causante de la COVID-19), es un virus de las vías respiratorias superiores, los cuales se transmiten por aerosoles y por transmisión aérea. Por lo que cualquier cosa que se transmita por el aire tendrá más dificultades al aire libre que en interiores.

Esto significa que determinados deportes, como el baloncesto o el voleibol, que generalmente se realizan y practican en interiores, suponen un riesgo de transmisión algo mayor. Aunque es evidente que el grado de contacto también tiende a influir, incluso cuando nos encontramos ante deportes al aire libre.

Deportes en niños y COVID
Foto: Istock

Por ejemplo, aquellos niños que juegan al béisbol tendrán menos contacto con otros jugadores que los que juegan a la lucha libre o al fútbol.

No obstante, debemos tener en cuenta que este incremento de casos no se está observando en nuestro país, donde las distintas medidas sanitarias que se han tomado, sobre todo en la escuela, son obligatorias. Lo que incluye el uso de mascarilla en niños/as mayores de 6 años de edad en todo momento, aunque los pequeños se encuentren al aire libre.

Los principales beneficios del deporte para los niños

Es cierto que tomar la decisión de si nuestro hijo/a debe practicar o no deportes durante la actual pandemia de coronavirus puede ser complicado, especialmente cuando el temor ante los contagios todavía existe.

Pero los expertos son claros: los deportes son fundamentales para los niños, no solo porque sirven como una fuente para el ejercicio, indispensables para mantenerse activos, sino porque también les ayudan a la socialización y el desarrollo personal.

La clave, por tanto, está en minimizar el riesgo fuera del campo y, a su vez, brindar las oportunidades de juego que tantos niños necesitan cada día.

Cómo mantener seguros a los niños durante la práctica deportiva

La buena noticia es que existen distintos pasos que podemos seguir a la hora de mitigar el riesgo cuando nuestros hijos practican deportes. 

Evalúa el riesgo

Es evidente que todo dependerá de la situación de la pandemia en nuestra ciudad, o en nuestra Comunidad Autónoma. Por ejemplo, es posible que los distintos niveles de riesgo hayan cambiado y que la práctica deportiva o las actividades extraescolares se hayan suspendido.

Además, la situación de cada familia es diferente, por lo que también es esencial evaluar cuál es nuestro propio riesgo. 

Por otro lado, otro factor a tener en cuenta tiene que ver con las personas que conviven con el niño/a. Por ejemplo, ¿el joven deportista vive en casa con alguien de alto riesgo? Aunque no se está observando un aumento de casos en las hospitalizaciones pediátricas debido a la COVID-19, los expertos sí continúan preocupados ante la posibilidad de que los niños actúen como transmisores en casa.

Prestar atención a las medidas de seguridad establecidas

Es fundamental asegurarse si el entrenador o el responsable de la actividad deportiva siguen las pautas de seguridad establecidas por las distintas autoridades sanitarias. 

Por tanto, continúa siendo importante seguir las medidas establecidas, lo que puede incluir el uso de la mascarilla en interiores, incluso durante la práctica deportiva.

Aunque, como te hemos mencionado, en nuestro país no se ha observado un incremento de casos entre los niños y jóvenes asociados a la práctica de deportes de contacto y la COVID-19, debemos recordar que la Asociación Española de Pediatría apoya a la Sociedad Española de Medicina del Deporte y el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, recomendando que, en este momento de la pandemia, con la situación epidemiológica actual, sería útil evitar los deportes de contacto, hasta que se normalice la situación.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo