Acoso escolar

¿Tu hijo podría estar haciendo bullying? Te ayudamos a descubrirlo

El perfil de edad para ejercer acoso escolar varía, pero ¿por qué tienen esta conducta los niños? Te explicamos 5 índices para detectarlo.

nina acoso escolar
Fuente: Pexels

La comunicación es una herramienta fundamental para todos los aspectos de la vida. A través de las palabras podemos llegar al entendimiento, sobre todo en el ámbito familiar. Si cuando nos sentamos a la mesa y no hablamos entre nosotros para saber qué tal el día o si el último exámen que se ha hecho ha sido difícil, es complicado crear un vínculo de confianza. Esto es aplicable también a la vida escolar de nuestros hijos.

Como padres debemos preocuparnos por nuestros hijos: cómo van en su día a día, qué tal van con los exámenes y los deberes, así como saber con qué otros niños y niñas establecen vínculo a la hora del recreo. Este último punto es importante conocerlo porque podemos detectar si nuestros hijos sufren bullying, o, por el contrario, son ellos los que podrían estar cayendo en el error de hacerlo.

Entendemos el acoso escolar como "el conjunto de comportamientos y situaciones en las que se ejerce un maltrato psicológico, verbal y/o físico", como explican desde ACANAE, la asociación destinada a la lucha contra el bullying y el ciberbullying.

Según los datos del Ministerio de Educación del año 2019, el perfil de edad de los niños que hacen bullying va desde los 8 años hasta los 14; el porcentaje varía según los años. Así, los que más ejercen acoso escolar son los de 12 años con un 26,1%, los de 10 con un 19,9%, los de 14 con un 18,2% y los de 8 con un 15,6%.

5 índices para detectar una conducta de acoso escolar

¿Pero qué puede llevar a un niño a actuar de esta manera? En otras palabras, ¿qué puede llevar a un niño a hacer bullying o practicar el acoso escolar contra otro compañero igual que él?

Para responder a esta pregunta hemos de explicar que existen unas pautas concretas que se suelen repetir en los niños acosadores: han sido víctimas de maltrato en algún momento de sus vidas o ven o han visto violencia en casa. Aunque estas se considerarían las pautas esenciales, lo cierto es que no son las más comunes, tal y como explican desde la web de Psicología y mente. En concreto, la psicóloga Elisabet Rodríguez Camón relata que no existe un perfil psicosocial concreto, pero que diversos estudios afirman que los niños que hacen bullying comparten unos rasgos comunes:

  1. Baja autoestima: para reequilibrar sus sentimientos los niños de estas características "machacan" a otro compañero para que esté a distinto nivel del suyo y que él sea quien lleve las riendas.
  2. Poca empatía: no se puede poner en el lugar de la otra persona, y por tanto, no se pone en su perspectiva y no entiende a otros compañeros, así, puede hacer una broma pero que a la otro acompañante no le parezca adecuada y le hiera.
  3. Necesidad de reafirmación mediante la agresividad: siendo una persona autoritaria, violenta e irritable suele ejercer el poder ante el otro.
  4. Carácter impulsivo: los niños se presentan con una actitud provocadora en la mayoría de las situaciones y tienen una nula tolerancia a la frustración, y para afrontarlo adoptan esta postura.
  5. Tener amigos que intimiden a otros: si un niño ve que sus amigos ejercen bullying sobre otras personas, él también lo hará para integrarse dentro de su grupo y no le excluyan.

Y ahora que conocemos estas cinco pautas, ¿qué tenemos que hacer para evitarlo? Hay que tener en cuenta que cada caso es diferente.

Aunque, se compartan los mismos rasgos, la proyección de estos dista según la edad del niño. Lo importante es no criminalizar al menor que hace bullying, porque probablemente necesitará la intervención de educadores, familiares, así como que se inculquen valores positivos desde la sociedad actual y porque esto puede jugar un papel determinante. 

Vídeo de la semana

Continúa leyendo